miércoles, 17 de noviembre de 2010

QUE ESTO DURE PARA SIEMPRE

River Plate 1 - 0 Boca Juniors
Torneo Apertura 2010 - 14ª fecha.
Estadio Monumental - 16/11/10.


RIVER PLATE: Carrizo (7); Ferrari (5), Maidana (8), Ferrero (7) y Román (6); Acevedo (7), Almeyda (6), Pereyra (7) y Lamela (6); Ortega (6) y Pavone (6). Posteriormente Arano, Buonanotte y Funes Mori. DT: Juan José López.
BOCA JUNIORS: García; Cellay, Caruzzo, Insaurralde y Rodríguez; Méndez, Battaglia, Giménez y Riquelme; Mouche y Palermo. Luego Chávez, Viatri y Monzón. DT: Claudio Borghi.
GOLES: Jonathan Maidana (RP) 8 st.
ARBITRO: Héctor Baldassi (regular)
MAN OF THE MATCH: Jonathan Maidana (River Plate)
RESULTADO MORAL: River Plate 2 - Boca Juniors 0.

Quisiera subirme a esta noche y no bajarme nunca más. Abrazarme a miles de anónimos y, porque no, dejar caer una lágrima. Confundirme con el humo de las bengalas que abriga, como una cobija espumosa, esta noche inolvidable. Sentirme así feliz como hacía rato no pasaba. Libre como esas banderas que se ondean al viento. Pleno, extasiado, agradecido, emocionado.
Quisiera meterme en ese abrazo en el circulo central. Sacudir esta angustia atorada en el garguero. Poder tener este indescriptible placer de escribir estas líneas para ustedes con una sonrisa que no cabe en la cara. Volver a verte, querido River, como en tus mejores noches, convocante, imponente, ganador. Bajar y decirle gracias al Pelado, y a Ariel, y a Juan Pablo, y al Negro JJ, y a todos. Poder retomar esa esperanza maltrecha de alguna vez volver a ser lo que siempre fuimos.
River ganó en todo. Rotundo e incuestionable. Lo hizo desde esa recepción escalofriante de su pueblo, hasta el pitazo lapidario de Baldassi. JJ puso en cancha un dibujo con las fichas en los lugares correctos y con las ideas absolutamente claras. Siempre supo cual era su negocio y lo hizo evidente tanto por el fervor con que enfrentó el cotejo, como por la rotunda mediocridad con la que Boca reptó por Núñez. Maidana, Ferrero y Román le pusieron músculo, codo y agarrón al patrullaje de Palermo. Almeyda y Acevedo se entendieron precisos en el siempre difícil arte del "sale uno, espera el otro". Por ellos, Riquelme no estuvo en el Liberti. Carrizo transmitió paz. Rara vez hubo mas de 40 metros entre el primer delantero y el último defensor de la banda. Esa "rigurosidad" táctica, abrió las puertas para que los talentos de Pereyra (altísimos 45 iniciales) y Lamela generen desequilibrio. Este River fue mucho mejor que el de las últimas versiones de Cappa. Pero -sobre todas las cosas- fue un River diferente. Muy diferente.
Y después sí. El gloriosos minuto 8 del complemento. El chanfle cerrado de Lamela a la boca del área chica. La entrada rauda de Maidana, con el fantasma de Passarella guiando su arremetida con la 6 en la espalda. Y ese parietal izquierdo de pique al suelo. Y esa ceguera loca por un gol, que más que un gol es un orgasmo, que más que un orgasmo es un desahogo.
El último párrafo es para JJ. Tanta verdura mediática tirada al voleo por aquel pasado azul y oro hizo que el negro mereciera esta reivindicación publica y popular. Nunca (y menos ahora) nos debiste algo JJ. Nos quedamos con tu arrojo para agarrar este fierro caliente; Tu postal serena ante la locura y el deliro; Con la cinta adhesiva que te volviste a poner en la muñeca, como cuando la rompías con la banda roja; Y con ese puño apretado de cara a la (tu) gente cuando los tres puntos ya estaba en el bolsillo.
Tres puntos que -sabemos- son solo eso, pero que -también sabemos- que no son tres puntos cualquiera.

6 comentarios:

pelotín dijo...

Gran relato, como siempre. Jugamos bien, ganamos un partido clave. Pero hay que seguir. Quiero decir que mi temor es que la respuesta positiva del equipo ayer tenga que ver con esa adrenalina sumada de clásico en casa más dt nuevo. Ojalá que no. Ojalá que, como vos decís, esto siga para siempre.

Jugamos bien especialmente hasta el gol. Después nos metimos atrás y le dimos aire a un equipo muerto y sin ideas. Poner cinco atrás, si bien había que parar a los dos cabeceadores de ellos, me pareció una idea un poco simple, la verdad. Compensó después JJ al meter a Funes Mori, como señal de búsqueda de liquidar el partido.

Pereyra jugó un gran PT, como bien decís. Pero me quedo con la jerarquía de Lamela. Tiene pasta, no le pesa la camiseta, y tiene esa calidad que se adivina con sólo mirarlo de reojo. Esa calidad en el toque, la postura, la tranquilidad para recibir y tocar, a la que siempre estuvimos acostumbrados. Me parece que encontramos a un jugador para el mediocampo, nuestro problema de los últimos tiempos. El medio de ayer tiene pinta de titular.

Y un párrafo final para JJ. "Nunca (y menos ahora) nos debiste algo JJ." En efecto: nosotros te debemos a vos tanto fútbol, tanta magia, tanta entrega. Los que te vimos jugar nunca entendimos las reservas de algunos hinchas por aquel paso por la contra en el 83. Te merecías esto, Negro. Porque siempre fuiste hombre de club, que pone la institución por delante, como mostraste ayer ya en el triunfo.

Que esto dure para siempre.

Marcelo desde Mendoza dijo...

Todavía me dura la emoción y mucho más con el negro JJ sentado en el banco yo siento que es una sucursal de Angelito . Fue muy inteligente en el planteo y de la manera simple en que se jugó , se crearon varias situaciones de gol con 2 mano a mano frente al arquero . Me parece que el Negro tiene crédito por un tiempo . Se lo merece .

Centrojas dijo...

Hacia mas de una semana que tenia fe, no sabia por que pero la sentia, hablando con el amigo clinton le decia que por ahi era por ese espiritu del river de angelito que me sentia asi,
Es una alegria inmensa que esta mas cerca del desahogo que de otra cosa, ojala lo que resta del torneo lo juguemos con esta intensidad y terminemos cerca de los 30 puntos que es lo que necesitamos.

con un poco mas de serenidad para definir era un partido para ganarlo mas tranquilamente, me parece que funes mori tiene medio escenico contra Boca sino no se puede explicar los despilfarros que hizo en un par de contrataques

nos lo mereciamos y mucho

abz de gol

Enrique dijo...

Excelente relato, nunca esta demás decirlo. Tomo como propio lo que escribió Marcelo "JJ sentado en el banco yo siento que es una sucursal de Angelito" yo siento lo mismo y esa era mi esperanza previa al partido.

Un abrazo!

GeorgeCLINTON dijo...

Que desahogo! Por fin se nos dio una, el equipo mejoró algunas cosas con respecto a la era Cappa (mas concentración atrás y en el medio, Lamela de enganche) y pudimos ganar un partido importante.

Ver en el banco a JJ y el Pato me transportó a la 2da. mitad de los 70s, como bien dicen el espirítu de Angelito sobrevolaba la cancha ayer.

Me sumo a las palabras finales sobre el GRAN Negro JJ y ojalá podamos terminar de enderezar el asunto con él al mando en lugar de tener que ir a pedirle de rodillas que vengan a otros ídolos que uds. saben

Que esto dure para siempre, sí por favor.

Matias dijo...

La verdad, coincido sólo en parte. Obvio, coincido en que esto DURE PARA SIEMPRE, jeje…
Pero yo ví un partido en el que un equipo que no jugó del todo bien, tuvo mucha entrega y actitud y pasó por arriba a un rejunte espeluznante, un mamarracho que entró a la cancha vaya a saber para qué.
Es decir, noté un River claramente superior y justo ganador (incluso un 2-0 hubiera sido más justo que este escaso 1-0). Pero… mucha enjundia, no tanto futbol. Las dos críticas principales. La primera, es la falta de gol que continúa. Si no lo hacíamos de pelota parada, no sé… La segunda, el excesivo repliegue tras el gol. Demasiado atrás, un equipo razonable ese partido te lo empata… no ese Boca al que no se le caía una idea de ninguna manera.
Ojo, no critico, había que ganar y se ganó. De eso no hay dudas. Lo que digo es (sin dejar de festejar, gritar, celebrar y disfrutar) que faltó fútbol aunque sobró entendimiento de qué hacer y qué poner durante los 90 minutos. No es poco, desde ya, pero a no enceguecerse, que falta mucho y este no tiene que ser un Oasis sino un punto de partida. Nuestro campeonato es con los promedios, no olvidarlo!...