domingo, 21 de noviembre de 2010

DOLOR DE OJOS

San Lorenzo 0 - 0 River Plate
Torneo Apertura 2010 - 15ª fecha.
Estadio Gasómetro - 21/11/10.


SAN LORENZO: Migliore; Luna, Tula, Bottinelli y Palomino; G. Pereyra, Reynoso y Torres; Rovira, Menseguez y Bordagaray. Posteriormente Bazán y Benítez. DT: Ramón Díaz.
RIVER PLATE: Carrizo (6); Ferrari (5), Maidana (6), Ferrero (5) y Román (6); Acevedo (5), Almeyda (6), R. Pereyra (5) y Lamela (4); Ortega (4) y Pavone (4). Posteriormente Arano, Lanzini y Funes Mori. DT: Juan José López.
GOLES: No hubo
ÁRBITRO: Diego Abal -regular-
RESULTADO MORAL: San Lorenzo 0- River Plate 0.

A veces hay partidos que no dan ni para que uno queme preciosas neuronas en un vano intento de explicación. Este de San Lorenzo y River es uno de esos casos. Habrá quienes argumenten el sofocante calor de la tarde porteña. Otros pondrán en la mesa la excusa de la presión por lograr el resultado. Otros la crisis global. Otros la caída del Muro de Berlín. Todas pavadas. Es difícil de consebir que tipos preparados física y mentalmente, varios de talento comprobado, bien dispuestos y bien remunerados, erren pases de tres metros al compañero, o tiren centros 20 metros atrás del arco, o fouleen de manera torpe e infantil durante todo un partido. La decadencia de nuestro fútbol es tan notable que tal vez este clásico no haya sido siquiera el peor juego de la fecha. Pero lo cierto es que cotejos como el del Gasómetro espantan a la gente de las canchas. Si los 30 y pico mil tipos que pagaron la entrada deciden no volver más a un estadio, estarán absolutamente justificados.
No somos tan necios como para creer que el triunfo del martes iba a fundar un nuevo River, pero sí pensamos que esta era una buena chance para proseguir con el envión de tan magnifica victoria. No se dio. River no pudo ser intenso ni pudo ser preciso. Desplegó cierta solvencia para contener sin problemas a los 3 atacantes que puso Ramón, pero eso le restó aire, inventiva y jugadores al momento de provocarle peligro a la valla de Migliore. Con el correr de los minutos el juego se fue tornando de mediocre a malo, y luego de malo a desastroso. Los 15 finales fueron un concierto de chambonadas insultantes para la historia del fútbol de ambas instituciones.
22 puntos en la tabla de al menos 30 que se pretenden. Con 12 en juego la lectura es sencilla: O mejoramos o no llegamos. Los empates no ayudan mucho en lo aparente. Las igualdades de visitante solo rinden si de local se gana.

5 comentarios:

pelotín dijo...

De acuerdo, como siempre. Faltó intensidad y decisión, además de buen hacer. Tenía temor de que lo del supeclásico fuera el envión de la nueva situación, y lo de ayer agrandó esa duda.

De todos modos, el equipo fue más atildado que con Cappa,cuando todos corrían sin orden ni concierto. Pero volvieron --al menos en mí-- los fantasmas de la indolencia y la falta de compromiso.

El cambio de Arano es un gesto de equipo chico. Y la entrada de Funes Mori faltando un minuto, me parece un mal manejo del DT, que tira al pibe a los leones.

dalmassito dijo...

JJ con Arano cerró el partido. Mejor un punto seguro que tres improbables habrá pensado, supongo.

A mi tampoco me gusta mucho. Pero noto mas "sinceridad" en su manera de actuar como DT, que en la etapa anterior. Entiendase. River está para escaparle al descenso -todos lo sabemos-. Y para eso hay que sumar.

Marcelo desde Mendoza dijo...

Estos puntos muchos veces suman si pensamos que en la era CAPPA perdíamos de visitante casi todos los partidos 3 perdidos , 3 empatados y uno solo ganado . Arano casi define el partido en 2 voleas al arco con llegadas sólo al vacío . No quiero pecar de optimismo barato pero me parece que el equipo estuvo cansado por el trajín del partido del Martes . Hay que darle tiempo .

GeorgeCLINTON dijo...

Yo rescato el haber repetido la formación 2 partidos seguidos (hasta los cambios fueron casi iguales) y la intención de JJ de crear una "estructura" y no andar metiendo cambios a diestra y siniestra como en la etapa anterior.

El cambio de Arano va a haber que acostumbrarse a verlo. Son los tiempos que corren, y estamos urgidos por las necesidades

pelotín dijo...

De acuerdo con que lo actual es más realista, porque la situación y el plantel no da para mucho más.

Pero me parece que buscar el equilibrio o, como antes con Cappa, la ofensiva, sólo sobre la base de cambiar jugadores y no con movimientos colectivos del equipo, es un poco simple a esta altura del fútbol.

El equilibrio se asegura no metiendo un defensor por un volante ofensivo, sino en todo caso haciendo que el equipo (ya que es "corto") se mueva en bloque para defender y atacar (además, eso le sirve para presionar).

Cappa cometía el mismo error, pero "inverso": para atacar, sumaba delanteros.

Sé que la comparación es irreal además de odiosa, pero el Barça o España juegan 4-3-3 y con un único volante de contención. Pero defienden muy bien porque se mueven el bloque en 30 metros, hacia adelante y hacia atrás.