lunes, 1 de febrero de 2010

BIENVENIDOS A LA JUNGLA

River Plate 0 - 1 Banfield
Torneo Clausura 2010 - 1ª fecha.
Estadio Monumental - 31/01/10.


RIVER PLATE: Vega (6); Ferrari (5), Ferrero (4), Quiroga (5) y J.M. Díaz (5); Rojas (5), Almeyda (5), Abelairas (4) y Ortega (4); Villalva (4) y Funes Mori (4). Luego Barrado (5), Canales y Bou. DT: Leonardo Astrada.
BANFIELD: Lucchetti; Barraza, Maidana, López y Bustamante; Quinteros, Battión, J. Rodríguez y Erviti; Ramírez y S. Fernández. Posteriormente Pío, Marchant y Ladino. DT: Julio Cesar Falcioni.
GOLES: Sebastián Fernández (BAN) 30 st.
ARBITRO: Saúl Laverni (bien)
MAN OF THE MATCH: Walter Erviti (Banfield)
RESULTADO MORAL: River Plate 0 - Banfield 1.

Pongamos una mano en el corazón y seamos sinceros. Quién de todos nosotros, hinchas de River, tomó como certeza esta idea implantada en el verano de que había nacido un nuevo equipo. Cuantos, mas allá de la ilusión lógica, tomamos como cierto eso de pelear el campeonato. El fútbol Argentino no otorga concesiones y se mueve al compás de la ley de la selva. La supremacía del mas fuerte. Queda claro que la fortaleza está bastante lejos de Núñez.
Ante Banfield, River no mostró nada de lo que insinuó en el verano -perdón, en los 45 minutos finales ante Boca en Mar del Plata-. Básicamente por un motivo fundamental. El del domingo fue un partido en serio con un rival en serio. Banfield no será un canto a la estética pero tiene el condimento vital que se necesita para triunfar en el mediocre fútbol vernáculo: Pragmatismo. Puso piquetes en cada una de las rutas de acceso a su valla y embotelló el transito en su terreno con despliegue y rigor físico. Rivales como el taladro, abundan en la jungla del Clausura.
Ayudó River al cual no se le cayó una idea. Demasiada congestión de piernas como para que carretee la motoneta que Villalva tiene en sus piés, o para que prospere el toque sutil de Rojas (al fin y al cabo el único que pateó al arco), Abelairas (frío, tirando a helado) u Ortega (en una muy mala tarde). Pasó lo que tenía que pasar entre un equipo que sabía lo que hacía y otro que no. Jugadón en una contra veloz, y andá a cantarle a Gardel.
Tal vez Astrada deba replantearse la función y el aporte al juego de Ariel Ortega en este esquema. El jujeño, con los años y la vida que carga, es titular por su nombre inmaculado y por los destellos de su talento sublime. Pero el tiempo hace mella y eso es evidente sobre todo cuando Ariel se empecina en trasladar el balón. Confía como siempre en su inventiva, pero ya las piernas no están tan veloces como ayer y sí las de sus marcadores. Si de 20 pelotas jugadas, 15 terminan en los pies de los rivales, algo no funciona. River consumió el físico de Rojas mandándolo a correr a la punta derecha. Cuando en el complemento lo adelantó a la posición que debe jugar, el cuadro mejoró. Pido un replanteo, no un cambio. Y perdón por la herejía.
Tal vez no sea para encender la alarma. Se perdió ajustadamente ante el último campeón. Puede que sea beneficioso que la pompa de jabón se halla reventado. La realidad no se escucha por televisión sino que se ve todos los domingos en la cancha. Atento a lo de ayer, 30 puntos no es un mal objetivo. ¿Estamos en condiciones de sumarlos?. Todavía queremos creer que sí.

3 comentarios:

Marcelo desde Mendoza dijo...

El que haya pensado que el equipo estaba para campeonar creo que es un iluso pero sinceramente creo que el equipo le jugó de igual a igual al ex-campeón y hasta casi me animo a decir que un empate hubiera sido casi justo pese a que Banfield las tuvo más claras . Pero en actitud el equipo ha cambiado y por sobre todas las cosas tenemos más argumentos y recambio que en los anteriores torneos . dónde equipos como BANFIELD nos daban un lindo paseíto . Quizás si el debut era contra otro equipo hoy estamos hablando de otra manera .

A River lo quiero - Los Sobrios del Hormigón dijo...

Yo creo que sí, este equipo tranquilamente puede sumar los 30 puntos. Coincido con Marcelo en que el partido fue muy parejo, los equipo se prestaron la pelota y Banfield aprovechó 5 minutos de desconciertos, por algo son los campeones aunque les falte Silva.

Un abrazo, Enrique

Manu dijo...

mal que me pese adhiero en todo lo que decis sobre lo del burrito, es lo que pensaba ayer mientras lo veia.
El burro esta para jugar los ultimos 30 minutos de cada partido cuando el fisico de los rivales comienza a pasar factura