viernes, 29 de enero de 2010

LA ÚLTIMA HAZAÑA DE NEWBERY

Jorge Newbery (Junín) 1 - 0 River Plate
Torneo Nacional 1974 - 8ª fecha - 08/09/74.


Hugo Spadaro se secó la transpiración de la frente con la manga de su camiseta de piqué azul y blanca. No habían pasado 15 minutos de partido y ya estaba ante la situación que había imaginando desde que, meses antes, supo que el destino lo pondría cara a cara con un coloso del fútbol. Un penal a favor. Enfrente estaba River, intimidando con su camiseta inalcanzable, y su nombre soñado. Enfrente también estaba el mítico Perico Pérez, un arquero que sabía de la gloria de copar titulares de diarios por haber detenido 14 penales seguidos. Entonces Spadaro agachó la cabeza, corrió firme, eligió la derecha del arquero y justo levantó la vista para ver como Perico se inclinaba a su izquierda y la pintier se introducía en la valla levantando tierrita. Lo último que habrá escuchado fue el alarido de todo un pueblo que había asistido al Estadio Eva Perón de Sarmiento para ver si era cierto que David podía vencer a Goliat. Luego la emoción lo habrá embargado.
Junín está en el corazón de la Provincia de Buenos Aires. Es grande para ser chica, pero chica para ser grande. Plaza en el centro, Iglesia, Municipalidad y Colegio a los costados. Idiosincrasia de pueblo. Calles con adoquines. Gente mansa. Gente buena. Mucho campo. Alguna industria pujante. Una cárcel famosa. Una enorme laguna aledaña. Nunca pasa nada hasta que un día, un acontecimiento sacude la monotonía de una ciudad acostumbrada a que las cosas relevantes siempre pasen en otro lado. La vida deportiva de Junín no volvió a ser la misma luego del batacazo de Jorge Newbery.
Es la tarde del domingo 8 de septiembre de 1974. 8ª fecha del Grupo B del Torneo Nacional de Fútbol. River visita a Jorge Newbery, una humilde institución juninense, detentando el honor de ser el primer cuadro de esa ciudad en jugar por los porotos un certamen oficial de Primera División, abriendo una herida eterna en el orgullo de Sarmiento, el genuino referente de Junín en los Torneos de AFA. La tarde es luminosa. Toda la región está convulsionada y por días no se habla de otro tema. Los 11 que saltan a la cancha por los locales son –salvo alguna excepción- verdaderos desconocidos para el gran público del fútbol. Pero tienen hambre de gloria. Juegan el partido como si fuera el último de sus vidas. No tienen miedo. Encuentran un penal por falta de Tomate Pena al paraguayo Vidal Ayala. Defienden la ventaja con la piel y el corazón. El festejo del final se transforma inmediatamente en uno de los hitos de la ciudad. Han hecho historia.
El River que visitó Junín era bastante difícil de presentar. Era un cuadro depresivo arrastrando el peso de 17 años de fracasos. Con varios nombres de peso en su plantilla y con Sívori como entrenador. Había arrancado el Nacional con 3 victorias (incluido un 10-1 a Huracán de San Rafael), pero ya para ese entonces, el empuje inicial había acabado. Con la caída ante Newbery, River –literalmente- estaba tocando fondo.
El partido fue arbitrado por Jorge Romero. River fue con Perico Pérez; Japonés Pérez, Hugo Pena, Dardo Urchevick –debutante- y Daniel Passarella; J.J. López, Víctor Marchetti –de cinco- y Sabella; Mastrangelo, Morete y la chiva Di Meola. Luego entraron Carlos María Pinto y Walter Durso. Jorge Newbery jugó con Gironacci –ex River-; Vilches, Oscar Sharry, Horacio Medina e Isamat; Burgos, Hugo Spadaro y Acosta; Vidal Ayala, Rodolfo Cadile y Molina. Su DT era Miguel Ángel Villafañe. En el complemento entró Horacio Rodríguez. Dicen que 22.000 vieron el partido.
Jorge Alejandro Newbery fue un personaje polifacético y genial, temerario y ambicioso. Tuvo uno entre tantas sueños en su vida: Dominar el aire. Llegar lejos. Volar alto. Algo de ese espíritu pionero se corporizó esa tarde juninense del 74 en esos muchachos vestidos de blanco y azul que defendían una institución con su nombre. Llegaron hasta donde nadie había llegado antes. Llegaron, nada menos, que a los territorios de la historia.

3 comentarios:

dalmassito dijo...

Se agradece la colaboración de Chano Plano y los amigos del auriazul juninense. Por las fotos y las correcciones que fueron de tanta utilidad.

Este post es para ellos.

(En la revancha les ganamos 3-1, así que -al menos en el historia- estamos a mano).

Manu dijo...

jj, marchetti y sabella

que mediocampo de lujo por dio´
tres pies sensibles

pensar que 8 años despues vi frente a argentinos juniors la antinomia de ese medio campo

gallego, merlo y bulleri (merece post esta formacion)

Hugo dijo...

Naci frente a este club agradezco y recuerdo con lagrimas ese partido pero es de mencionar que ese equipo lo imtegraban un Dr.(pediatra) un locutor,un recolector de residuos empleados de Banco chacareros entrenaban de noche x que todos de dia tenian que laburar gano el regional dela pcia.dode jugaban Olimpo Huracan de Tres Arroyos Douglas Haigy el potentoso Loma Negra San Lorenzo de M. del Plata. Para jugar este torneo vinieron 3 refuerzos de San Lorenzo