martes, 9 de febrero de 2010

RELEGADOS POR MERLO


Reinaldo Merlo le decía a Aragón Cabrera “Don Rafael, usted conmigo pierde plata, siempre compra un cinco nuevo pero al final termino jugando yo”. Tenía razón. Desde su debut en 1969 hasta su cotejo final en 1984 fue dueño de la casaca 5 de River. Tenía argumentos simples y contundentes. Entrega, ubicación, sacrificio y personalidad. En sus 16 temporadas, varios nombres importantes llegaron para pelearle el puesto, y tarde o temprano, todos (pero todos) acabaron observando desde la banca o la platea cómo la melena amarilla de Merlo se debatía cual titán, para recuperar el balón y dárselo a los que sabían. El siguiente es un catálogo de las figuras que pretendieron cotejar su reinado.
Carlos Della Savia: Su puesto natural era de volante por izquierda, pero cuando River lo trajo en 1971, la 10 era propiedad de Daniel Onega. Didí lo colocó al medio para acentuar la idea de jogo bonito que pretendió establecer. Jugó los 36 partidos de ese Metropolitano convirtiendo 2 goles, Merlo solo lo hizo en 6. Pero River con Della Savia en el medio sufría mucho en la contención y Mostaza era la pieza que reparaba la falencia. Eso, más la fulgurante aparición de Beto Alonso, le fueron quitando oportunidades de jugar. En el Nacional actuó solo en 3 partidos y a fin de año fue traspasado a Racing.
Jorge Vázquez: Lo de este uruguayo es un caso particular. Lo trajeron en 1971 como lateral por derecha, pero apenas jugó dos partidos ese año. En 1972 disputó -en forma muy discreta-, los 14 cotejos iniciales del Metro. Quedó inmerso en el ostracismo largos meses hasta que un hecho fortuito –una lesión de Merlo- obligó al DT Urriolabeitia, a improvisar un volante central. Vázquez cumplió efectivamente con la misión de apuntalar las excursiones ofensivas de JJ y el Beto. Jugó con corrección 9 partidos en el Nacional 72, incluidas las semifinales ante Boca y la final ante San Lorenzo, pero la embarró cuando de hizo echar en el partido definitorio. En 1973 retornó Merlo de su lesión, y este laborioso charrúa, nada más vio acción en un solo cotejo, antes de su partida de Núñez rumbo a Colón de Santa Fe.
Eduardo Carranza: Vino de Quilmes para jugar la temporada de 1974, junto a nombres bizarros en la historia de River como Adolfo Mecca o Walter Durso. Ocupó el puesto de Merlo en 18 partidos, pero no pudo escapar del nivel paupérrimo que River mostró ese año. Convirtió su único tanto con la banda en la cancha de Ferro ante Argentinos, aunque esa tarde también marcó un gol en propia valla. Sus actuaciones no convencieron para que la dirigencia decidiera renovarle el contrato. Retornó a Quilmes sin pena ni gloria.
Miguel Ángel Raimondo: “Perico” estaba librando sus últimas batallas cuando Labruna lo trajo a River en el 75. Buscaba experiencia y la encontró en un momento donde la presión doblegaba. Fue el 5 titular del primer campeonato de River en 18 años. Perdió el puesto en la tarde clave de la futura consagración: El 2-0 ante San Lorenzo con los goles de Alonso. El peso de los años y el repunte de Merlo lo relegaron al banco. Igual, aportó presencia en la nueva conquista de ese año, el Nacional. En total jugó 41 de los 65 partidos de esa temporada. Dejó un gran recuerdo. Fue cedido a All Boys a comienzos del 76 donde se retiró del fútbol.


Francisco Russo: River necesitaba mas personal para poder afrontar la Libertadores del 76, y “Fatiga” Russo llegó para darle descanso a Mostaza. Arribó proveniente de Huracán y vio bastante acción en el Metro, actuando en 17 partidos y convirtiendo un tanto ante Independiente. Cuando la Libertadores concluyó y el trajín de partidos se hizo mas liviano, Russo solo fue titular en un solo partido durante certamen Nacional de ese año. A fin de año fue cedido a Talleres de Córdoba.
Héctor Pitarch: Llegó de San Lorenzo en 1977. Es un caso parecido al de Russo, aunque Pitarch jugó varios partidos mas, atento a dos razones: Primero porque el Metropolitano del 77 fue un torneo kilométrico, y segundo, porque Pitarch –creo- era mejor jugador que Russo. River quedó rápido afuera de la Copa y se metió de lleno en el Metro que ganaría sobre Independiente. A Pitarch se le agotaron las oportunidades y terminó haciendo banco seguido al final de la campaña. Jugó en total 25 partidos e hizo dos goles (a Temperley en su debut y a Platense). A comienzos del 78 se fue a Unión de Santa Fe.
Américo Gallego: Es un pilar de la historia de River, pero se ganó esa condecoración, luego de que Mostaza diera las urras. Llegó a mediados del 81 ya con la chapa de campeón del mundo, pero eso no alcanzó para desbancar a Merlo. Varias veces fue suplente, otras tantas jugó de ocho, algunas veces fue titular. Arrancó 1984 entre los 11 y no dejó mas ese puesto hasta su retiro en 1988. Fue de todos, el competidor más férreo de Merlo en toda su carrera.
Mas nombres: Merlo debutó en 1969 (21 de septiembre, 1-0 vs Estudiantes). cuando la mediacancha se la repartían Jorge Recio y Carlos “Chamaco” Rodríguez. Al año siguiente arribó a Núñez el uruguayo Ramiro Pérez. Fueron ellos los predecesores de Mostaza en el centro del campo, y con quienes alternó hasta afianzarse definitivamente en primera. A esta lista, hay que agregar los nombres de Víctor Marchetti, Héctor Ártico, Jorge Coudannes, Daniel Lonardi, Alfredo De los Santos, Daniel Iervasi y Enzo Bulleri, ocupantes de otros puestos que esporádicamente fueron ubicados como volantes centrales, y a los otrora juveniles Claudio Giudice, Néstor Gorosito, y Claudio Cabrera, reemplazantes momentáneos del hombre de la voz cavernosa.
Mostaza jugó en River 520 partidos. Marcó 10 goles. Ganó 7 campeonatos. No se sabe a ciencia cierta cuantos foules cometió sobre habilidosos enganches, ni cuantos kilómetros corrió para recuperar el balón, ni cuantos litros de sudor transpiro en la casaca banda sangre. Demostró que para quedar en la historia no hace falta estar tocado por la varita mágica. Solo hay que querer formar parte de ella.

4 comentarios:

Marcelo desde Mendoza dijo...

Excelente Post Adrian ...Mostaza Merlo es sin duda uno de los más grandes símbolos riverplatenses por su entrega , tezón y perseverancia. Tuve la oportunidad de verlo muchas veces en la cancha y uno se sentía tranquilo que iba a jugar para 5 o 6 puntos siempre . Algo que vivimos con Leo Astrada luego y con Almeyda en la actualidad .Como vos decís todos sus eventuales reemplazos sabían que Mostaza les soplaba la nuca.
Te agrego un nombre más a la lista Jorge Dominichi alguna vez se puso la n° 5 . Alguna vez me dijiste que ibasw a armar un post con el gol de Merlo a Estudiantes el 4 a 3 hacelo por favor .

Manu dijo...

glorioso post para un glorioso de nuestra historia

Agrupacion Tradicional River Plate dijo...

Simplemente excelente.

Nosotros actualizamos nuestra www.tradicionalriver.com.ar y como te dijimos subimos tu anterior comentario sobre la actualidad riverplatense y además vas a encontrarte con una emotiva carta a Orteguita, el resultado de una encuesta y la apertura de una nueva encuesta. Gracias

Un abrazo riverplatense

pelotín dijo...

Muy bueno. No recordaba que Raimondo había jugado tanto en el 75. Creía que sólo los primeros partidos y que luego Merlo lo había desbancado.

Lo impresionante de Mostaza era que no pegaba tanto, o no se basaba en eso para ganar el puesto y jugar bien, siendo que era el único volante de contención, hasta que el Nene Commisso empezó a jugar de cuarto volante con Labruna, si no recuerdo mal en el 79.