jueves, 8 de julio de 2010

PELOTAZO EN CONTRA


Amadeo Carrizo no ganó pasa sustos en tantos años de carrera (24 en total) jugando en la primera división de River Plate. Tuvo que soportar diferentes generaciones de goleadores que intentaron con saña sacudir sus redes. De Arsenio Erico y Rinaldo Martino a Mario Boyé y Llamil Simes. Del Nene Sanfillippo y el Tanque Rojas a Santiago Vernazza y Juan José Pizutti, o de Luis Artime y Valentim a Carlos Bianchi y la Bruja Verón. Pero en rigor de verdad, pocos artilleros del Fútbol Argentino disgustaron tanto al gran Amadeo como Alfredo Pérez. Esto no hubiera sido extraño salvo por dos excepciones: Primero, Pérez era defensor, y segundo, el “Gallego” durante 9 temporadas, fue su compañero de equipo.
Para aquellos que ya doblaron la curva de los 70, les resulta muy difícil hablar de Alfredo Pérez sin ponerse de pié. Señorial y elegante, el rosarino era el líbero del magnifico River de los cincuenta. Era limpio y veloz, por eso barría en las espaldas de Vairo y Mantegari con eficacia y estilo. Era atlético y técnico, por eso salía desde el área con la cabeza levantada y pelota al pié. Nunca una patada, nunca un revoleo. Jugaba con los corazones de los hinchas y lo amaban por eso, aunque –a veces- metía la pata hasta el fondo.
Esa característica de jugar siempre al límite y una cierta dosis de mala fortuna, empujaron al gran Alfredo Pérez a obtener un record curioso y desechable en la estadística histórica millonaria. Es el jugador de River que convirtió mas goles en contra. 5 en total. Podrá decirse que estamos hilando muy fino y buscándole el pelo al huevo. Puede ser. Tambien estamos para eso.
Alfredo Pérez metió su primer gol en contra el 26 de agosto de 1951. Racing venía embalado en la búsqueda de su tricampeonato y dicen que la tarde del 5-3 sobre River la idea tomó forma definitiva. A los 13 del primero y con el juego 0-0, Pérez desvió un disparo rasante de Manuel Blanco y descolocó a Ángel Rocha, arquero millonario esa tarde.
El segundo tanto en propia meta ocurrió el 8 de junio de 1952 en La Bombonera de Buenos Aires. River perdió esa tarde el clásico ante Boca 1-2. Alfredo abrió la cuenta al pifiar un despeje de chilena luego de un centro de Herminio González. Carrizo quedó arrodillado en el área de casa amarilla, como pidiendo explicaciones.
El 15 de diciembre de 1957 y por la última fecha del Torneo, River visitó a San Lorenzo en el Gasómetro, todavía borracho por los festejos de un nuevo título. San Lorenzo se aprovechó y lo goleó 5-1. El tercero de ellos fue de Pérez en contra, al no poder desviar correctamente un disparo al gol de Ángel Cigna. El cuarto gol de la lista ocurrió ante el mismo rival y en la misma cancha casi un año luego. Fue el 26 de octubre de 1958 en una derrota 3-0, luego de una desinteligencia entre el zaguero y Carrizo que concluyó con el rebote desafortunado que provocó el tanto que sentenció el marcador.
El último “aporte” de Pérez a su infausta estadística aconteció el 26 de junio de 1960 en el Parque Independencia ante Newell’s Old Boys en otra dura caída 3-0. Fue a los 34 minutos del primer tiempo para el parcial 0-2. Cuando Amadeo la fue a buscar adentro seguramente no sabría si reír o si llorar.
Alfredo Ricardo Pérez llegó a River procedente de Rosario Central en el año 1951, jugó 196 partidos y –vaya paradoja- con convirtió ningún gol oficial. Vino acompañado de los grandes comentarios que provocaban sus actuaciones en el cuadro académico, aunque con la suspicacia que levantaba la escasa categoría del equipo que lo forjó. Pero su clase no era chamuyo. Rindió a una multitud a los pies de su categoría y su personalidad, esa que no se demuestra poniéndole un planchazo al 9 rival, sino al salir gambeteando del área propia para armar juego. Erigió en 9 temporadas una trayectoria impecable, colmada de elogios y festejos.
El gallego merece (y tendrá seguramente) un mejor homenaje que este. Aquí el detalle sirve apenas para demostrar que todos tenemos siempre una pequeña manchita en el prontuario. En el caso de Alfredo Pérez, un verdadero pelotazo en contra.

4 comentarios:

Centrojas dijo...

11 puntos.

No tenia el dato de que era el goleador (?) encontra de nuestra historia, no solo era elegante y fino sino que tambien tenia cara de dandy lo que ayudaba a acrecentar su fama de pulcro

http://www.centrojas.com.ar/river-plate?product_id=79


abz de gol

Facu Franco dijo...

y bue, querido por los hinchas, jugaba bien, ponia la pierna hasta el fondo en la presiòn, algo malo tenia que tener.. pero sin duda un jugadorazo.

sebasrosarino dijo...

es, va era mi abuelo, y realmente me emociona ver que se escriban cosas asi sobre el... a pesar de los goles en contra...

Ernesto Lottermoser dijo...

Ustedes se queda cortos. Alfredo Perez fue el mejor marcador central que conoció nuestro futbol desde que comenzó su campaña en River. Era ligerísimo, guapo, inteligente y tenía una técnica que apabullaba a los rivales que trataban de no encontrarse con el en el campo de juego.Ni el mejor Perfumo ni su contemporaneo Oscar Basso(otro fenómeno) llegaron a su nivel.
Ver jugar a Perez, como ver jugar a Carlos Sosa y algún otro de ese perfil,fue un privilegio que nunca terminaremos de agradecer.