viernes, 16 de mayo de 2008

EL ETERNAUTA


"Así es teniente. Y también les ganamos porque no tenían aquí ningún lanzarayos. Estaban desarmados. Si, no esperaban ningún ataque. Pero ya el Mayor Favalli y los demás analizaran lo ocurrido. Vaya usted, Sosa, y avise al Mayor que el estadio de River Plate ya está en nuestro poder".
El Eternauta fue una obra de quiebre. Hector Germán Oesterheld imagino una historia de ciencia ficción a la vuelta de la esquina. Una trama no que transcurria en ciudades futuristas sino en la palpable y cotidiana Buenos Aires de los años 50. El trazo de Francisco Solano Lòpez le da forma a las peripecias de Juan Salvo, luego el eternauta, por entonces un vecino normal de Vicente Lòpez, que súbitamente se convierte en el líder de la resistencia humana tras la invasión de los extraterrestres, luego de la nevada mortal que destruyó gran parte de la vida en Buenos Aires y el mundo.
La batalla de River Plate, desarrollada en las inmediaciones y dentro mismo del Monumental, es el primer combate que libra resistencia ante los cascarudos, fuerza de choque de los invasores.
Un detalle curioso es que en algunas de las secuencias en las que aparece el estadio de River Plate, figura con las dos bandejas completas, cuando, se sabe bien, en los años 50 el estadio recién acababa de cerrar la histórica herradura con la instrucción de la primera bandeja, con la venta de Enrique Omar Sivori.
En la historieta, el Monumental luce como siempre, altivo desde la Figueroa Alcorta, recortando el paisaje de la madrugada porteña entre los copos fosforecentes de la nevada mortal. Como sabiendo de la trascendencia de figurar en un capitulo fundamental de "la" historieta Argentina.

2 comentarios:

Riikii dijo...

TAmbien muy lindo este blog. Sigue trabajando!!!!


Saludos

El_Acertijo dijo...

tambien te linkeo este blog, como hincha de River me gusta, tiene unos informes que salen de lo comun

abrazo de gol

www.tremendamentemotivados.blogspot.com

Ruben