miércoles, 13 de junio de 2012

ENTREGADO AL MARRÓN

River Plate  2 - 3  Platense
Torneo AFA 1986/87  -  02/05/87
.
Nadie vio nada, nadie escuchó nada. No hubo cámaras ocultas que cercioren el pacto, ni arrepentidos que desnuden entretelones desconocidos. Entonces lo que pueda haber pasado esa tarde otoñal de mayo de 1987, nació, vivió y murió dentro del campo de juego de Núñez y en los acuerdos tácitos y miradas cómplices que los protagonistas de aquel cotejo puedan haber cruzado. Cuando se está envuelto en la coyuntura, es difícil sentir el peso de la historia. Si River se hubiera imaginado la manchita que quedaría para siempre, tal vez no le hubiese allanado tan placidamente el camino a un Platense que, perdido por perdido, fue en busca del milagro que necesitaba para seguir con vida. Y lo encontró.
   A principios de 1987, el River del Bambino Veira ya había detenido el motor de su máquina gana todo y marchaba solo con el impulso de su inercia. Esa última fecha del Campeonato Temporada 86/87 encontraba al millonario sin nada importante por que jugar y con un indisimulable aroma a final de ciclo. Platense, por el contrario, era una bola de nervios deshojando su habitual margarita de “desciendo / no desciendo”. Llegaba con el agua al cuello obligado a descontar el punto con que Temperley lo aventajaba en el duelo por evitar el rebajamiento de categoría.
   El partido transcurrió sobre carriles normales durante la primera hora de juego. River imponiendo sin apuros la enorme diferencia de categoría individual con que contaba, y Platense anudado en sus tensiones por una calculadora que no sonreía y una radio que no traía buenas noticias, tal es así que nadie se sorprendió cuando llegaron los goles de Claudio Morresi y Aponte en contra, casi lapidando cualquier tipo de aspiración del marrón por zafar.
   Pero ocurrieron 3 hechos claves para que el milagro se produzca. El primero fue el empate de Omar Palma para Central ante Temperley en el sur, que avivó un poco más la pequeña llamita de esperanza. El segundo fue la variante introducida por el Chamaco Rodríguez, poniendo toda la carne en el asador con el ingreso de Miguel Ángel Gambier. Y el tercero –y no menos fundamental- fue la mansedumbre con la que River afrontó los 15 minutos finales del partido. De allí a decir que la banda entregó el partido hay un trecho muy grande, pero la sospecha de que algo raro pasó jamás podrá escaparse del recuerdo de los que vivieron aquella jornada.
   Apenas ingresado, Gambier había descontado con una volea de derecha tras controlar un centro con el pecho. Liberado de su carga al saberse ya condenado, Platense se hizo empuje y fervor. A los 38 hubo un corner y un centro pasado. Fueron varios los que saltaron en el segundo palo y entre todas las cabezas apareció una mano que desvió el balón como un voleybolista. Era el Tolo Gallego. Gambier puso el segundo y el milagro no solo ya no era imposible, sinó que –a la luz de los hechos- era lo mas probable. Tuvo el Calamar que sacudir un poco más la rama para que la fruta madura caiga. Y cayó sobre el minuto final. Hubo un nuevo centro, un cabezazo a boca de jarro que obligó un atajadón el pibe José Miguel y el rebote de Gambier sacudiendo la red de la Figueroa Alcorta. El triunfo de Platense obligó a un desempate con Temperley para evitar el descenso. En cancha de Huracán se impuso 2-0 y mantuvo la categoría.
Abel Gnecco fue el juez esa tarde. River dispuso a José Miguel; Plumero Gómez, Tano Gutiérrez, Erbín y Gordillo; Gustavo Zapata, Gallego, Morresi y Gorosito; Alzamendi y Pedro Salaberry. Después entraron Medri y Sperandío. Por Platense jugaron Fortunato; Bellini, Avalos, Larramendi y Aponte; Desanto Callipo y Espina; Gerardo González, Nannini y Alfaro Moreno. Posteriormente ingresaron Gambier y el Colorado Vieta. Son ellos, los protagonistas, los únicos que conservan fielmente para sí la verdad de la historia de ese partido memorable. Un cotejo que, como tantos otros antes y otros después, nos enseño que en el fútbol (al igual que con las brujas) los arreglos no existen, pero que los hay, los hay.

22 comentarios:

tony del bajo dijo...

Qué buen recuerdo este match Dalmassito. También Gnecco le anuló un gol a Erbín, un cabezazo que nunca se supo qué cobró (los de Platense ese sábado a la noche nos cargaban en Cabildo porque decían que había cobrado foul técnico porque entró al área cacareando, los turros) y nos lo dieron vuelta con la ayuda de esa mano penal alevosa del Tolo Gallego. Había poca gente esa tarde en el Monumental. Hubo corridas entre algunos barras por las calles de Núñez y me acuerdo que cuando terminó el partido fuimos con algunos socios y muchachos de "la hinchada" en malón a charlar con los dirigentes y salió un directivo de los de aquellas épocas a atajarse con que los dirigentes de ellos apoyaban al presidente de nuestro club en la AFA y bla, bla.
Nos quedamos con las ganas de mandarlos a la B. Al nuevo Nacional B.

Anónimo dijo...

Es la primera vez que comento en tu blog, que me parece espectacular, que siempre leo, gracias los sobrios del hormigón, no sé si los conoceras...

Recuerdo este partido, y la fecha en general, porque fue mi primer revista El Gráfico, la del título de Rosario Central...NOB creo que jugaba contra Italiano, y el empate hizo que Central fuera campeón con sólo empatar con Temperley.

En ese desempate entre Platense y Temperley, los dos goles fueron de Alfaro Moreno, y terminó de forjar la historia de Platense esa, que vos bien decis, de deshojar la margarita del descenso.

Recordaba a grandes rasgos la formación, pero jamás me hubiese imaginado que jugó el Chapa Zapata.

Saludos
Aledb

Enrique dijo...

Hay una imagen impresionante de Rodolfo Motta, dt de Temperley, al borde del desmayo, en el momento que se entera que el calamar había dado vuelta el partido.

sarmiento dijo...

Estuve en la cancha ese día. Ganabamos 2 a 0 y de golpe despues de las noticias del resultado de Temperley, todo cambió. Es como dicen:la hinchada de River salió enojada a correr a los de Platense.
De cualquier modo siempre hubo buena relacion a nivel clubes y dirigentes entre Platense y River.

sarmiento dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mili dijo...

Mucho antes de ese partido,el Presidente Santilli,habia puesto fin al ciclo del "Bambino" Veira,aduciendo "conductas anti profesionales,"o algo asi.
En Septiembre de 1985,ya se rumoreaba que Veira no renovaría contrato, y se nombraba a Menotti.

sergio dijo...

Mucho antes de ese partido,el Presidente Santilli, habia puesto fin al ciclo del "Bambino" Veira,aduciendo "conductas anti profesionales", o algo asi.
En Septiembre de 1985,ya se rumoreaba que Veira no renovaría contrato, y se nombraba a Menotti.

dalmassito dijo...

Aledb Bienvenido. A los sobrios los leo habitualmente y por supuesto tus comentarios.

Motta era un especialista en eso de zafar equipos de la B y tambien en complicar a equipos grandes.

La formación de ese día tiene jugadores que ya eran consagrados y otros que harían su historia en primera. Salvo Medri(?) que desapareció y creo jugó esa tarde su unico partido...

fue el partido del retiro del Tolo. Fue el último cotejo de Veira

Centrojas dijo...

En esa epoca river platense era una suerte de mini clasico por las broncas entre las hinchadas que habian empezado al principio de esa decada, el torneo anterior en la ultima fecha en cancha de platense Tony se debe acordar el quilombo que hubo, entraron hasta los caballos de la montada en la tribuna, despues de este partido la barra fue a "apretar" al plantel por la entrega del partido.

en esa epoca el himno calamar era el que decia

todos nos llaman el fantasma del descenso
pero platense de primera no se va
todos los años aarece un pichi nuevo
y al descenso lo tenemos que mandar

sergio dijo...

Dalmassito,el Tolo siguio jugando una temporada mas,se retiró al finalizar la 87/88 con la llegada de Menotti.
Un abrazo para todos!!!!

sergio dijo...

Dalmassito,el Tolo siguio jugando una temporada mas,se retiró al finalizar la 87/88 con la llegada de Menotti.
Un abrazo para todos!!!!

dalmassito dijo...

es verdad!!!. Me confundí de temporada

roberto dijo...

Ariel Medri tiene el record de ser el jugador con menos tiempo jugado en la priemra de River en el profesionalismo, jugo un minuto, cuanto de nosotros quisieramos haber sido Ariel Medri no??
Ese partido fue bochornoso , sobre todo el final , River dejo el alma contra bosta cdo Lamolina nos robo el clasico y no jugabba por nada en esas 3 fechas finales q creo q perdio con velez 3-2 tbn. Ganaba facil , de golpe algo paso y Gmabier quedo en la historia...platense era el fantasma del descenso por esa epoca , tuvimos la "suerte" de ser el que los condeno definitivamente al ascenso en 1999 un 3 a 0 en la mañana de vicente lopez , al canto de ole, ole , ole ole ola con estos putos no jugamos nnca mas...hasta hoy s cumplio

sergio dijo...

Hasta aquel inolvidable 4-1 a Independiente, se peleo el torneo, luego vinieron derrotas sucesivas ante Gimnasia e Instituto, y terminó todo.
Lo de Lamolina fué vergonzoso, no cobró la mano de Higuain y anuló un gol legitimo.

dalmassito dijo...

Ese partido fue un robo alevoso. Se jugó entre semana por la noche. Boca venía a ganar y salir campeón, pero con ese empate perdió toda chance.

Higuaín frenó con la mano un tiro de Patricio Hernandez en la misma línea del arco. Hubo un gol de Alzamendi definiendo al primer palo de Gatti. El otro gol anulado tambien fue a Patricio. Un off side inexistente.

Fue un ciclo inolvidable del Bambino. Curioso que nunca haya pegado la vuelta. Le erraron feo cuando trajeron a Griguol. Nunca pudo manejar ese vestuario

tony del bajo dijo...

Me acuerdo bien del partido que menciona Centrojás, el del 4 a 4. Última fecha del 85/86. Ya habíamos salido campeones y dado la vuelta en la ribera. La barra de Platense no quería que diéramos la vuelta olímpica. Fue una tarde plagada de desmanes. El estadio calamar estaba desbordado. Una parte de la hinchada de ellos se había pertrechado a la salida en la estación Aristóbulo del Valle para apedrear a la barra de River cuyo sector más "radicalizado" arribaba en el tren desde Boulogne. Este grupo era peligroso incluso para la propia gente de River. Cuando el grueso de la barra de River se juntó en la puerta de la tribuna, se iniciaron los prolongados incidentes con las policías de provincia y también con la federal, del otro lado del puente donde estaba la barra de Platense. Después el lío siguió durante el partido y después del mismo.
También recuerdo el el 84 que les ganamos uno a cero con gol del Enzo y que se armó una gran goma y entró la montada a la tribuna de River. Esa tarde Platense jugó con camiseta azul.

Leandro B dijo...

Como llovió aquella jornada en Bs As!
Me acuerdo patente de esa fecha porque además de vivirla tengo el Gráfico. Ese día debutó en el arco de River José Miguel, ya que Nery Pumpido estaba lesionado, en tanto que, Sergio Goycochea estaba disputando con la selección Argentina el preolímpico en Bolivia.
Lo que generó aún mas suspicacias es que en la temporada siguiente, con River sin chances de obtener nada, se enfrentaron en la fecha 37 volviendo a ganar el calamar 1 a 0. Sin embargo, en el torneo 88-89 nos tocó enfrentarnos en la primera fecha. Muchos habrán pensado que Platense nos tendría que "devolver el favor". Pero, no. Volvimos a perder, esta vez por 2 a 1. Fue el mismo día que Armenio venció a Boca en la Bombonera y Hugo Gatti jugó su último partido en primera división.

sucho dijo...

Bien informado Tony, el Negro Peron a la cabeza... quien sos?

Marcelo Remolina dijo...

Vos sabés que Erbín y José Miguel fueron los 2 únicos q jugaron porque el primero fue jugador de Temperley y el arquero es de Temperley hincha fanático, pero todo vuelve Tony, hoy nos cobramos la revancha y de la mejor forma, los cogimos sobre la hora y con penales, La tienen bien adentro los calamares putos

tito spontón dijo...

Erbin y Miguel tambien jugaron en Platense....y ustedes están de paseo en el nacional....ya van a volver a la C,,,lugar que les corresponde....jajajaja

Anónimo dijo...

tito spontôntin: si siguen asi los que se van a ir a la "c" son ustedes y temperley estâ de paseo por el nacional como bien decîs porque el proximo torneo estamos en primeraaaaaa, te queres matar, se te acabaron los arreglos y ahora estâs donde te mereces putasoooo

Anónimo dijo...

El Tolo Gallego hizo ese penal alevoso porque algun dirigente gasolero le habia prometido en el entretiempo hacerle llegar un dinero proveniente de la gran recaudacion del partido con Rosario Central a cambio de No perder... la plata nunca llego y asi nos fue...
Quedate tranquilo gallina... que ya nos volvemos a ver de nuevo