sábado, 1 de mayo de 2010

VA QUERIENDO

River Plate 2 - 1 Vélez Sarsfield
Torneo Clausura 2010 - 17ª fecha.
Estadio Monumental - 30/04/10.


RIVER PLATE: Vega (5); Ferrari (7), Ferrero (7), Quiroga (4) y Villagra (7); Affranchino (7), Almeyda (5), Pereyra (4) y M. Díaz (5); Ortega (8) y Funes Mori (4). Luego Buonanotte (6), Abelairas y Cirigliano. DT: Ángel Cappa.
VÉLEZ SARSFIELD: Montoya; Olivera, Tobio, Torsiglieri y Lima; Cabrera, Razzotti, Cabral, Alvarez y Velázquez; Zárate. Posteriormente Bella, Cristaldo y Bíttolo. DT: Ricardo Gareca.
GOLES: Ricardo Álvarez (VZ) 8 pt. Paulo Ferrari (RP) 45 pt. Diego Buonanotte (RP) 36 st.
ARBITRO: Carlos Maglio -regular-
MAN OF THE MATCH: Ariel Ortega (River Plate)
RESULTADO MORAL: River Plate 2 - Vélez Sarsfield 1.

Con todo lo que pasa ante nuestras narices a veces es difícil ser crédulo con el destino y con la justicia. Pero a veces una tregua se produce y las cosas adquieren el sentido lógico y justo que realmente merecen. Buonanotte merecía este guiño del destino, aquel que le quitó tanto y que hoy le otorga esta caricia al alma. Merecía este desahogo íntimo, esa lágrima rodando, esos abrazos sinceros, esa ovación emocionada de quienes sentimos su dolor. Merecía Diego, dormir esa pelota llovida de Villagra con la puntita de su botín derecho y acomodarla en el mismo movimiento de zurda, lejos, al palo izquierdo de Montoya. Desatar ese estallido que sacudió una noche que pintaba tan monótona como tantas. Merecía darnos una victoria y encontrar en el (su) fútbol un remedio que empiece a cicatrizarle las heridas.
Intentando ser el de siempre (el de toda la vida), este River ya no es el de siempre (el de los últimos años). A veces ilusiona, a veces desencanta. Pero ya no lo rige la depresión de saberse menos, sino la ambición de querer volver a ser. Los cambios saltan a la vista. Cappa no posee ninguna fórmula mágica ni ha descubierto la receta salvadora. Pero parece haber encontrado en un discurso simple y llano, la llave para elevar la moral de varios jugadores. Hoy Ferrari y Villagra ya no van al ataque a ver que pasa, sino que trepan para hacer daño. Ferrero ya no revolea tanto a la bartola, sino que intenta jugar al pié, sin eso quitarle su enorme personalidad. Los carrileros van y vienen con frenesí, pero ahora parecen saber para que corren tanto. Ortega y Mauro Díaz ya no están tan aislados a la hora de crear. Hoy se buscan más, y a menudo se encuentran.
La victoria ante este pseudo-Vélez fue tan clara como la de Godoy Cruz. Esté quien esté enfrente, hoy es muy difícil en nuestro fútbol virar un resultado adverso con tanta claridad y sin nada extraño que lo provoque. Desde el tanto tempranero de Ricardo Álvarez (primer error grueso de Vega desde que es titular) hasta el gol de Buonanotte casi sobre el cierre, hubo un millonario hambriento, inconexo por momentos, pero siempre claro en su convencimiento de ir al frente y buscar el gol sin que esto parezca una epopeya griega. La rompió Ortega. También Ferrari, Affranchino, Villagra y más el plus de Buonanotte. Es muy loco, pero hacía meses que en River no se destacaba mas de un jugador al mismo tiempo en un partido. El cambió está planteado. Es tiempo de profundizarlo.

1 comentario:

TINCHOMILLO dijo...

Cómo les va?
Acá vengo anunciando mi regreso al mundo blogger.
Espero ver tu devolución, yo te sigo y te tengo en mis links.
Un abrazo!