miércoles, 29 de julio de 2009

EL SEÑOR DE LAS MIL GAMBETAS

River Plate 1950/ 1955 - 141 partidos - 75 goles - 3 títulos.


Era un adelantado en ese arte que perdura en los tiempo del fútbol sin mas alteraciones que las que demande la inspiración del artista que la interprete. La milenaria técnica de la gambeta. Arma mortal, ribete de la inventiva, mentira piadosa. Esa imperecedera relación de un píe dócil y una pelota que obedece, como convencida de su buen propósito. Atorranteando por la raya, marginando hostiles trancazos incultos de belleza.
Walter Gómez era un atorrante de los buenos. Esos que en el fútbol hermanan las clases sociales, conmueven las noticias, se pagan por lo que valen y por lo que hacen ganar. Para José María Minella, su técnico y admirador, entre su gambeta y la patada que le tiraban cabía solo una hojita de afeitar. Pero para él no había tal dificultad.
Fue extraterreno. De su botines brotaba fuego y a su calor se cobijaron emociones durante 6 años. Su juego era una especia de magia exótica y familiar, y pobre del que quisiera desbaratarla. Imposible. Porque la magia –como su gambeta- no se resuelve, solamente se admira. Mago, Walter Gómez, jamás ilusionista. Un ilusionista nos haría creer con un truco que la pelota ha desaparecido. Con Walter Gómez, simplemente, la pelota no estaba.
Genio brutal, charrua de ley, gambeteador extraordinario, talentoso. Llenó con su dulce veneno varios de los mejores años de River Plate. Fue el mejor entre los mejores. Y eso que algunos de los mejores se llamaban Ángel Labruna, Eliseo Prado, Félix Loustau o Enrique Omar Sívori. En Uruguay lo suspendieron un año por un inciendente en un Peñarol – Nacional y eso hizo que se pierda el Maracanazo del 50 y que Liberti lo vaya a buscar para calzarse la casaca banda sangre. No hay mal que por bien no venga.
Exagerados hay ahora y los hubo en todos los tiempos, pero pocos son los que se atreven a refutar la idea de que la herradura del Monumental estaba abierta para el lado del Río de La Plata para que los compatriotas de Walter no se pierdan la función puntual de cada quincena.
Es entendible. Un talento semejante jamás podrá ser contenido por los limites de una cancha de fútbol o por las fronteras de una nación.

4 comentarios:

Nicolas dijo...

Increible blog. Lo descubri hace poco y la verdad que me encanto. Excelente trabajo y ojalá estarias en los grandes diarios de Argentina, en vez de los payasos que existen.

dalmassito dijo...

Bueno Nicolás.

El elogio me deja sin palabras.

Es todo por River, nada mas... y nada menos.

Gracias por visitar y comentar.

davidalonso dijo...

Muy buen blog lo acabo d descubrir y m gusta mucho este blog y River.

Un saluddo tenes correo para charlar d futbol?

Y gracias y comnta y SIGUE MI blog!

www.sevillafcelmejor.blogspot.com

Negro Enrique dijo...

Mi abuelo, que no era de River, decía que fue el mejor delantero que vio en su vida y con diferencia (y eso que fue a la cancha desde chico)

Supongo que será junto al Enzo los 2 mejores extranjeros que vistieron nuestra camiseta.

Saludos