viernes, 28 de noviembre de 2008

RIVER PLATE / OLIMPIA / 1981


La historia de los proveedores de camisetas de River Plate tiene un comienzo difuso. Mas o menos puede identificarse a Topper, allá en el año 77, como la primera firma que puso su logo en la casaca millonaria.
De todas formas, no fue hasta el año 1981, cuando la empresa Olimpia, firmó contrato con River para ser el proveedor de la ropa oficial del equipo de fútbol de cuadro de Núñez, dejando de alguna forma, inaugurada una nueva era dentro de la historia de la institución: La era de los sponsors.
Olimpia, firma ya desaparecida del ambiente del fútbol, también tenía relación comercial con el circuito del tenis. Había encontrado contacto con el mundo River un año antes, cuando acordó individualmente con Ubaldo Matildo Fillol, que el arquero use un buzo con el logotipo de su marca. Ese buzo (generalmente color verde, pero también azul, gris o amarillo) se transformó en un ícono en la carrera del gran arquero argentino.
Lo cierto es que Olimpia fue la empresa que vistió a River Plate durante toda a agitada temporada de 1981. Todavía eran tiempos en los que la cuestión visual y propagandística no eran tan importantes, por eso no se registra solo un diseño uniforme a lo largo de toda la campaña, y pueden hallarse casacas con el cuello con solapa, o cuello redondo o diferencia en el grueso de la banda roja, incluso en el diseño mismo del logotipo.
Esta camiseta fue testigo de varias cosas importantes. La llegada de Mario Kempes, la despedida de Angel Labruna como DT. El regreso a casa de Alfredo Di Stéfano como entrenador. El campeonato Nacional de 1981.
Existen registros con esa casaca también en 1982, de todas formas, Olimpia quedará para siempre en la memoria como la ropa de River en el año 81. Vistieron esa casaca jugadores como Alberto Tarantini, Mario Kempes, René Houseman y Juan Carlos “Milonguita” Heredia.

1 comentario:

Agrupacion Tradicional River Plate dijo...

Abrimos una nueva entrada que llamamos ¿Todo es igual, nada es mejor? Te invitamos a visitarla
Un abrazo riverplatense