miércoles, 2 de noviembre de 2011

LA HORMIGA LABURANTE

River 1989/98 - 2000/01 - 312 partidos - 19 goles - 10 títulos.

“¡¡¡Hernán Díaz, artista exclusivo de Canal 13!!!!”, decía Marcelo Araujo cuando todavía resultaba gracioso escucharlo. En la pantalla, un morochito con la camiseta 4 de River se retorcía ampulosamente de dolor en el piso, como si lo hubiera picado una cobra de Birmania. Había volado por los aires un centésimo antes de la patada adversaria y había levantado la gente, en un gesto muy suyo, tribunero, aparatoso, intenso, querible para los propios, pero absolutamente odioso para los de enfrente. Así era Hernán, un jugador que no negoció nunca su entrega al ciento por ciento. Siempre fue uno de los soldados mas fieles de la causa. Eso le alcanzó de sobra para quedar en el recuerdo.
Siempre fue una hormiguita laburante del fútbol. Obrero todo tiempo, cuando los lujos rebalsaban o cuando la austeridad era la ley. Había arribado a Baires manejando desde Rosario su humilde Fiat 128, sabiendo que debía pelearla en un medio que apenas lo conocía tras su paso por el Central campeón de la temporada 86/87. Por aquel tiempo era un volante polifuncional que se animaba a ambas bandas y no renegaba si lo bajaban a la defensa. Siempre tuvo su puestito entre los 11 o como alternativa titular ya sea en la avara primera etapa de Mostaza o en el cambio de cara propuesto por el primer Daniel Passarella. Ya había mostrado sus garras y su perfonalidad en una célebre carajeada con la platea Belgrano, una tarde en que arreciaban los insultos y un gol a Mandiyú fue la excusa perfecta para descargar su impotencia a puro corte de manga.
Ya asentado en el juego y la vida millonaria, Hernán Díaz erigió una campaña sólida y referencial. Su nombre aparece adherido a varios de los grandes recuerdos de los últimos tiempos. Siempre tan vital, energético y sanguíneo. Atildado, y haciendo siempre la simple, iba al ataque con decisión, defendía con ahínco, actuaba en un límite reglamentario que a veces excedía, sobre todo en los superclásicos ante Boca, donde su pasión a menudo lo sacaba de las casillas y varias veces fue expulsado, incluso aún como ayudante de campo de Leonardo Astrada.
Ramón Díaz fue el técnico que extrajo lo mejor de su juego, pero fue con él (como varios nombres de ese plantel exitoso) con quien mantuvo una relación de tensión permanente sostenida solo por la mutua conveniencia. En 1999 Ramón le bajó el pulgar y tuvo que emigrar a préstamo a Colón de Santa Fe. Ya en su vuelta a Núñez, una tarde del 2000 ante Chacarita Juniors con el Tolo como DT, Ramón fue a inyectar veneno a la platea baja de la Sívori. Hernán metió el quinto de la goleada y se fue a la pista a dedicarle el gol revoleando la camiseta. Un Hernán auténtico.
Dio 10 vueltas olímpicas con la banda roja. Parecía inagotable pero una día dijo basta. Se fue para siempre la noche del 10 de junio 2001 en el Monumental ante Lanús. 12 años habían pasado desde su debut con la banda, el 23 de agosto del 89 ante Newell's. Lo hizo en su ley. Fue fuerte al piso, encontró un tobillo y no una pelota y el juez Claudio Martín le mostró la segunda amarilla. Se fue protestando con los brazos abiertos. Lo despidió un aplauso demasiado tibio para todo lo que había entregado.

9 comentarios:

sergio dijo...

Un genio y un ganador Hernan, sin dudas.
La tarde de aquel gol a Mandiyu, estaba jugando de "11", y recuerdo el relato radial, diciendo algo así, como que se le salió la cadena.
Tambien recuerdo el penal que le hace "la carreta" Fabbri, la tarde del 3-0, cuando queda mirando a la tribuna bostera.
Hace poco, en el programa "PURA QUIMICA",recordó que le ofrecieron ir al Racing de Mostaza, en el 2001, pero desechó la oferta, y se retiró.
Que raro suena hoy, que un jugador pase 12 años en un club, como los pasó Hernan en River.
¡¡¡Abrazos¡¡

Marcelo desde Mendoza dijo...

Hernán era de esos jugadores odiables en un equipo de
wenfrente pero querible en el nuestro sin duda . Va a espar en el recuerdo como unos de los 20 o 25 jugadores entrañables del club aunque no sea formado en la propia cantera millonaria .Es otro de los riverplatensaes por adopción , lo recuerod marcando un gol a Alemania jugando para Argentina ..un golazo clavando un balazo al angulo .

Enrique dijo...

Hace unos días en su blog, Marcelo desde Mendoza hizo un posteo sobre Ablin, con un link hacia una nota a este exjugador. Allí contó que en un entrenamiento Hernán le metió un codazo que lo dejó sin aire y le dijo que no corra más. El rechazo inicial por esta actitud de Hernán, mutó por una especie de entendimiento a la situación y de la necesidad de estas actitudes de los líderes por sobre los nuevos. Ablín mismo dijo que en ese entonces le faltaba personalidad y que no pudo plantársele. Él mismo asumió que hubiese fracasado en 1ra, no por falta de cualidades sino por falta de personalidad. Tal vez en la actualidad, debido a la falta de referentes, Ablín hubiese llegado a 1ra, aún con una personalidad muy dócil para enfrentarse a todo lo que enfrenta un jugador de fútbol. Hoy en día en River tenemos muchísimos casos de pibes con buenas condiciones que no terminan de asentarse en 1ra por problemas de carácter. La falta de referentes es tal vez una de las explicaciones a este problema.

Saludos!

dalmassito dijo...

Buena lectura Enrique, coincido.

La falta de referentes se puede aplicar a varios ambitos de la vida en general de nuestro pais. Valores, conductas, actitudes.

En el plantel de River no hay caudillos. A Cavenaghi, y a Dominguez no les veo esa personalidad. Tal vez Ferrero, pero tiene la contra de que no es de la casa. Falta gente que con dos gritos bien dados justo a tiempo marquen un camino.

Centrojas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Centrojas dijo...

un moustro!!!

Lo de hernan era importante adentro pero tambien era muy improtante afuera de la cancha, una vez Sorin dijo que si alguien se llevaba mal con hernan ese alguien deberia ser muy mala persona.

No creo que haya hoy por hoy un jugador del estilo de el en el futbol argento.

Recuerdo una noche en avellaneda que le dimos vuelta un 2 a 0 a racing con goles de cardetti que hernan termino festejando el tercer gol pegandole patadas en el culo a cardetti :)

Enrique dijo...

Dalmassito, totalmente, el Chori y Cavenaghi no les veo esa actitud de caudillos, de todas formas no creo que eso hable mal de ellos.

Pero no es necesario que se forme en el club, Ruggeri tenía la personalidad ideal para ser caudillo, lo mismo el Tolo y el propio Hernán Diaz. Ferrero tal vez pueda ser caudillo por personalidad pero su nivel futbolístico es pobre, el caudillo además de gran personalidad tiene que sostener esa voz de mando con los pies.

Saludos!

Inmenzo dijo...

Que bien nos vendría tener 11 Díaz para sobrellevar mejor nuestro trágico paso por la B!!!

eduardo j. dijo...

cuando se hace alusión de nuestro tránsito por la B ,trato de creer que duermo y que tengo una pesadilla por algún exceso etílico,pero no,es cierto.. nos ganaremos el cielo,el purgatorio lo estamos transitando..