sábado, 29 de enero de 2011

RUMBO SE BUSCA

River Plate 0 - 0 Estudiantes (La Plata)
Amistoso - Torneo de Verano 2011.
Estadio J.M. Minella (Mar del Plata) - 28/01/11.


RIVER PLATE: Chichizola; Ferrari, Maidana, Román y J.M. Díaz; Pereyra, Almeyda, Acevedo y Lamela; Buonanotte y Pavone. Posteriormente Caruso y Affranchino. DT: Juan José López.
ESTUDIANTES: Orión; Mercado, F. Fernández, Desábato y Ré; Pérez, Braña, Verón y Barrientos; G. Fernández y H. López. Luego Benítez e Iberbia. DT: Alejandro Sabella.
GOLES: No hubo.
ÁRBITRO: Gabriel Favale -regular-
MAN OF THE MATCH: Adalberto Román (River Plate).
RESULTADO MORAL: River Plate 0 Estudiantes 0.

Pequeñas instantáneas de un partido que no dio para mucho. El Pelado y la Bruja se cruzan saludos y besos en medio de sonrisas irónicas y silencios cómplices. Chichizola, de punta en blanco, se sacude los nervios de reemplazar a Carrizo aportando una actuación repleta de sobriedad. Lamela sale jugando de su área con un glorioso doble caño a Mercado hasta que lo bajan 50 metros mas allá en su corrida. Almeyda le muestra la suela a un pincharrata y propicia, allá sobre el fin del partido, el tole tole de pechazos que tanto esperaron desde los medios. El silencio corona las tribunas en el cierre y lo único que se oye es la voz del estadio, anunciando que los hinchas de River salen primero que los de Estudiantes.
Una semana adversa (caída ante Boca y lesión de JP) debía cerrarse con un guiño que inspire un poquito de confianza. Este escuálido empate ante el pincha obviamente no será la cura para todos los males, pero al menos, detiene momentaneamente la hemorragia. River mostró tezón y predisposición para la lucha ante un equipo evidentemente mejor en lo técnico. Se hizo fuerte en su zaga central y selló los caminos a su propia área. Tanto que Estudiantes casi no generó riesgo. Pero claro, para este River meter un gol es toda una quimera. Y lo seguirá siendo en tanto Pavone reciba siempre con 2 hombres montados a sus hombros, o mientras Lamela y Pereyra continúen siendo intermintentes, o mientras Buonanotte no recupere algo del nivel que le conocimos. En tiempos de ensayos previos, cualquier señal positiva -por más pequeña que sea- siempre es bienvenida. No perder ante el mejor equipo del Fútbol Argentino lo es.