martes, 9 de junio de 2009

LOS PENALES DE PERICO


Muchos creen que los penales es suerte. Varios opinan que la suerte no existe y creen en la lógica relación de causa efecto. Hay quienes suponen que el destino lo tiene todo escrito. Otros, lisa y llanamente, dicen que al saber lo llaman suerte. La siguiente es una historia bañada de todos esos condimentos. La historia de un arquero común con un record extraordinario. Haber atajado 14 penales seguidos. Algunos de ellos, ya míticos en la historia.
José Alberto Pérez había debutado en 1969, pero la llegada de Didí a mediados del 70, lo había relegado al banco a favor de Hugo Carballo. Pero a fuerza de penales contenidos –y algunas macanas importantes de Carballo-, Perico volvió a ganarse la 1 millonaria.
El primer penal de la prolongada serie ocurrió el 4 de Abril de 1971 por el Metropolitano. River caía en Núñez con Atlanta 0-2 y Perico le contuvo el penal a Miguel Ángel Pecoraro que hubiera definido el partido. La atajada levantó el ánimo de River, que terminó ganando 5-3. 15 días mas tarde, la segunda víctima fue el brasileño Marcos Pereyra, puntero derecho de Newell’s. Pese a ello, los rosarinos ganaron en el Parque 2-1.
Por esos días, la fama de romperedes del gringo Héctor Scotta era muy pesada. Se vieron cara a cara en el Gasómetro, la noche del 8 de septiembre, también por el Metro. Scotta hizo lo de siempre. Fierrazo al medio. Pero Perico varió. Se quedó parado. La Pintier le explotó en el pecho. Dice que aún le duele. Pero no fue gol. Tercero en la serie.
Al año siguiente Didí se fue, pero los penales de Pérez seguían vigentes. Dos defensores continuaron con la racha. Ante Roque Nievas de Vélez, una tarde de lluvia en Liniers, conteniendo con los pies y ayudando para ganar 3-2, y ante “Cacho” Heredia, gran zaguero de San Lorenzo, sacándola de la ratonera derecha, pero no pudiendo evitar la caída por 4-3. El 11 de Agosto, Pérez contuvo su sexto penal en línea. Fue al delantero de Ferro Benito Valencia, un viernes por la noche en el Monumental en un cómodo 3-0.
El clásico mas recordado de la historia es el 5-4 en la cancha de Vélez jugado el 15 de octubre de 1972. La remontada fue heroica y, en parte, gracias a las manos de Perico, que contuvieron el penal ejecutado por Rubén Suñe en el complemento. En ese Nacional del 72, River fue gran protagonista, atacaba mucho y se exponía, y por ende, el arquero fue figura. Además de Suñé, PP le atajó penales a Oscar Fabiani de San Martín de Tucumán y Juan Domingo Loyola de San Lorenzo de Mar del Plata, 8º y 9º de la lista. Incluso en la mismísima final perdida ante San Lorenzo de Almagro en cancha de Vélez, no lo pudieron doblegar desde los 12 pasos, ya que Enrique Chazarreta pateó a la tribuna su remate en el final del tiempo reglamentario. Pero este no cuenta en el cómputo final.
1973 comenzó con la misma tónica. El 25 de marzo, en Villa Crespo y por el Metro de ese año, Perico detuvo el remate del delantero de Atlanta Juan Antonio Gómez Voglino. Un mes mas tarde llegaría su gran jornada de gloria. River recibía al famoso Huracán de Menotti. Miguel Brindisi, -un futbolista exquisito y de gran pegada- ejecutó su remate como siempre, suave y colocado, a la izquierda de Perico, que adivinó la intención y evitó el tanto. Mas tarde, con River en ventaja1-0 con gol de Mas, Teodoro Nitti sancionó otro penal. Brindisi se paró de nuevo frente al balón, pero lo superaron los nervios. Le entró mal y el tirito fue presa fácil de Pérez. 2 penales atajados en el mismo partido.
Ya para ese entonces, la fama del arquero era vox populi, y los adversarios se enfrentaban a eso. El 6 de mayo del 73 fue el turno del volante de All Boys Valentín Sánchez en la cancha de Vélez, y la última víctima fue un juvenil Jerónimo Saccardi. Fue el 3 de junio de 73. Dicen que ante las protestas del arquero al juez Pestarino, Saccardi le dijo a Perico, “De que te quejás, si con el culo que tenés seguro que lo atajás”. Tenía razón.
La racha se cortó en el Gasómetro el 24 de junio. River perdió esa tarde 2-1 ante San Lorenzo. El verdugo fue una de sus anteriores víctimas, Ramón Heredia. Habían pasado mas de dos años de aquel penal atajado a Pecoraro.
Empujado por el avance de Fillol, Perico Pérez se fue de River a comienzos de 1975. Pasó a Independiente en trueque por Miguel Ángel Raymondo. Atajó 21 penales en total.
Muchos creen que es en honor a Perico aquel canto que se entonaba hasta hace no mucho en los potreros infantiles de “Tenemos un arquero / que es una maravilla / ataja los penales / sentado en una silla”. Nadie se ha animado a refutarlo.

4 comentarios:

Negro Enrique dijo...

muy buen recuerdo, no lo sabía, 14 penales y encima 1 en el 5 a 4 a los bosteros es tremendo.

dalmassito dijo...

Si.

Como sabrás, los datos a veces son medio complicados de corroborar. Tengo entendido que Perico también le atajó un penal a Chazarreta (el que erró en la final del 72) en un partido de Libertadores de 1973. Pero no lo cuento porque no lo tengo confirmado. Y tampoco entraría en la lista porque es por un torneo Internacional.

Gracias por comentar

Anónimo dijo...

Al final de su carrera , Perico Perez, tambien atajo para Chacarita. Si no recuerdo mal , en primera B. Y tambien atajo un penal decisivo en la ultima o anteultima fecha que hubiera determinado el descenso.

Anónimo dijo...

Otro gran arquero que paso por el mas grande River Plate