domingo, 26 de febrero de 2012

GANAR, GOLEAR Y NO GUSTAR

Sportivo Desamparados 1 - 4 River Plate
B Nacional 11/12 - 22ª fecha.
Estadio Bicentenario (San Juan) - 26/02/12.



SP. DESAMPARADOS: Giordano; Fontana, Barth, Rosso y Rosales; Drocco, Lamberti, Cálgaro y Álvarez; Ceballos y Parisi. Posteriormente Cuevas, Anívole y Granero. DT: Ricardo Dillon.
RIVER PLATE: Vega (5); Abecasis (5), Maidana (6), Ramiro Funes Mori (6) y Arano (5); Aguirre (4), Cirigliano (5), Ponzio (7) y Ocampos (4); Cavenaghi (6) y Rogelio Funes Mori (7). Luego Villalva, González Pírez y Trezeguet. DT: Matías Almeyda.
GOLES:
Leonardo Ponzio (RP) 20 pt. Rogelio Funes Mori (RP) 4 st. Ramiro Funes Mori (RP) 23 st. Ignacio Anívole (DES) 37 st. David Trezeguet (RP) 45 st.

ARBITRO:
Saúl Laverni -bien-.

MAN OF THE MATCH:
Leonardo Ponzio (River Plate).

RESULTADO MORAL:
Sportivo Desamparados 1 - River Plate 3.

Si, ya se sabe. No está River atravesando épocas en donde las famosas "3G" sean una irrevocable y cotidiana obligación. Pero a veces es tan grande la diferencia existente con el que está enfrente que no intentarlas resulta una picardía. Antes, Ganar, Golear y Gustar eran como el onceavo mandamiento. Hoy, solo la primera G es exigencia, la segunda y la tercera -apenas- son yapas. Por eso habrá quienes se encandilen con el score final de esta noche sanjuanina. Quedará para quienes supimos de los verdaderos buenos tiempos morigerar el agite de una (claro) victoria importante. Contundente en la red, apenas aceptable en el juego.
Si, ya se sabe. Hoy por hoy ya no se gana ni con la camiseta ni con el nombre. Pero hubo que ver la indigencia extrema con la que Sportivo Desamparados se arrastró por la cancha para detectar ese pelo en la leche que tal vez a pocos le importe. River dispuso del tiempo, del balón y los espacios para otorgar otra cosa, algo más agradable, más suntuoso, más humillante. Dirán que me ubique, que estamos en la B, y que si quiero espectáculo vaya al Maipo, que lo que se pide no es lo importante. Y sí, tal vez tengan razón, pero si no se lo exige contra rivales como Desamparados, ¿contra quién?.
San Juan planteó su noche buscando entorpecer a River en su circulación de pelota en mitad de cancha. Lo logró durante 45 minutos, no por su pericia, sino por la llamativa imprecisión e individualismo de varias figuras millonarias. El bombazo lejano de Ponzio (ayudado por la flaca respuesta del arquero Giordano) fue el único sobresalto emotivo en el reino de la chatura. El golazo de contra del mellizo delantero abriendo el complemento metió a River en una ancha avenida sin tráfico, y cuya única desembocadura era la goleada. No hubo que esforzarse (ni lucirse) demasiado para encontrarla.

La pretendida buena racha sigue su curso. Habrá que encontrar en el nuevo gran partido de Leonardo Ponzio, en las sutilezas útiles de Cavenaghi (bochinescos pases para el 2º y 4ª gol), en la buena noche de RFM7, en el gol de Trezeguet, y -sobre todo- en las baterías llenas del ánimo, el verdadero sentido de esta goleada. Sobre todo en la previa de un duelo contra Quilmes que se supone clave, tal vez no desde la matemática, pero si desde los intrincados vericuetos de la moral.

10 comentarios:

♥Selenita Thorne♥ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sergio dijo...

Que nochesita la del Domingo, papá¡¡¡
Es cierto, el rival no era de los mas exigentes, pero hay que sumar, y si encima los mellizos F.M la embocan, listo es una señal que estamos ligando un poco.
Articulo 225 para Maidana, Quilmes es bravo, y máxime con el gordo bocon enfrente, lo vamos a necesitar, pero esa es otras historia...

Matias dijo...

Dalmassito, acuerdo tu pretensión de triple G. Por algo somos River.
Las frases de "espectáculo al Maipo" hay que dejárselas a Falcioni y su cabaret. Nosotros somos otra cosa, como bien dijo el Flaco Spinetta y acá lo recordamos hace muy poquito.

Horrible el partido. Dolor de ojos total. Los tres goles son la diferencia lógica entre un equipo que si entra en la promoción de arriba se hablará de fracaso y otro que festejaría entrar en la de abajo.

Aún así, había que ganar y se ganó. Otro escalón menos en este suplicio. Ahora, a por QAC (con Maidana con el 225), y a cuidarse del gordito bocón, que me parece que es demasiado pillo.

Centrojas dijo...

Los 4 goles son la diferencia logica entre un plantel y otro, lo bueno es que se pudo plasmar en la cancha sin jugar bien estos ultimos años estamos tan salados que un partido como el de ayer se podia empatar o perder contra equipos de este nivel.
los 3 partidos ganables se ganaron ahora toca uno dificil que seguramente sera de esos partidos bisagras, ahi vamos a saber bien donde estamos parados

Dalmassitote mande un mail a tu hotmail, con una data sobre Obdulio y River, lo viste?

dalmassito dijo...

Centrojás, disculpá. recién ahora lo leo.

Inmenzo dijo...

Lo mal que estamos que Quilmes ahora es un rival bravo...como me angustia ver a mi River en la B...

tony del bajo dijo...

Gran título. Concuerdo con todos los comentarios (sergio, Matías, Centrojás, Inmenzo).
Y no nos olvidemos cómo nos complicó Quilmes que nos empató injustamente sobre la hora en el Monumental la última vez.

Anónimo dijo...

No se si corre tanto el concepto de gustar.
No por el momento, sino porque un buen equipo lee el partido y desde alli hace lo necesario para ganarlo, la brillantez es otra cosa.
El equipo del 85 / 86 al principio no conformaba a nadie (la 1ºrueda) despues con la confianza de los resultados y solidez desde arquero y defensa. Estoy hablando de equilibrio y partidos , de juego acumulado.
Si se asienta vamos a tener la tranquilidad de que promediando los 2dos. tiempos el partido esta liquidado; ya pasó con Racing en el verano también, donde lo dominó todo el partido y lo remató fácil.
Eso es el resultado de lo que considero fluidez de juego y concepto, a través del dominio de la pelota y el terreno el contrario ni siquiera te ataca y empiezo a tener esa sensación. Por eso pongo el ejemplo del 85 / 86, a mi entender el equipo mas brillante de lo que haya visto, en la Copa después fue otra cosa, pero cada uno sabe su rol y la pelota corre. Mas brillante era el del 96 pero no tan equilibrado y pragmático, pero claro que son detalles. Velez es otro buen ejemplo hoy en día, la pelota corre y corre y el contrario se desgasta, los bosteros horribles no porque hacen futbol estatico y sin cambios posicionales casi, estan basados en solidez defensiva (brillante por cierto) pero cuando los agarre un equipo rápido les voltea el cabaret y toda la estantería.
Así que reveamos el concepto del gusto, jaja, y la brillantez, que en ese sentido el fútbol es subjetivo. Un abrazo, que bueno que podamos hablar de fútbol.
Claudio

Marcelo desde Mendoza dijo...

Valen estos 3 puntos y más siendo tres ganados consecutivos que hacía mucho que no se daba . Yo creo que las 3 G es cuestión de gustos personales . Tuvimos excelentes equipos que no ganaban menos goleaban pero sí gustaban pero a la larga sin resultados todo se perdía . En la B hay que ganar como sea que a la larga suma para el objetivo final : ASCENSO .Lo demás poco importa .

dalmassito dijo...

Yo creo que el concepto que tira claudio es interesante. River gana porque generalmente es superior. Cuando le toca no serlo, todavía no ha mostrado ciertas mañas, cierto "pillaje" para sacar resultados. Somos un equipo demasiado cristalino en ese sentido, y es la materia que nos falta rendir para estar definitivamente tranquilos en el camino al ascenso.