jueves, 10 de febrero de 2011

ALEXIS SÁNCHEZ


Alexis Sánchez. Joven. Chileno. Talentoso. Veloz. Gambeteador empedernido. Futuro de crack. Con todos estos datos en la mesa, resulta difícil explicar entonces porque el paso de este chico por River no quedó marcado a fuego en los corazones de los hinchas. Cómo fue que teniendo las condiciones que todos vimos que tenía, apenas tuvo que conformarse con el dudoso título de ser la primer opción de cambio. Porqué un pibe tallado con la madera de los diferentes solo aportó alegrías en cuentagotas y una promesa jamás cumplida.
El nombre de Alexis Sánchez no era desconocido para el medio local cuando llegó a River a mediados de 2007. Venía de una magnifica campaña en Colo Colo donde (de la mano de Claudio Borghi, Matías Fernández y Chupete Suazo) había conquistado varios certámenes locales en Chile y llegado a la final de la Copa Sudamericana, además de ser ya una figura habitual en las Selecciones juveniles trasandinas. Lo que sí se desconocía por estos lares era su estilo. Ese que causo furor en sus primeros juegos en Núñez, merced a una gambeta diabla e irrespetuosa, y a cierta tendencia a la espectacularidad en sus caídas, cosa que irritaba demasiado a jueces y marcadores.
Daniel Passarella le dio pista en el segundo semestre de 2007 e iba muy bien, hasta que una mañana en Victoria, el defensor de Tigre Juan Blengio le pisó el tobillo y le rompió los ligamentos. Luego de eso le fue difícil volver. Reapareció en 2008 y Simeone lo tuvo en cuenta solo como reserva de Ortega, Falcao y Abreu. Esto último, más la elevada cotización impuesta para la compra de su pase por parte de su propietario, Udinese de Italia, apuraron la despedida de Alexis de la banda.
Chileno del norte, hijo del desierto, nacido el 19 de diciembre de 1988, en la ciudad de Tocopilla, en la plena aridez de Atacama. Alexis Alejandro Sánchez Sánchez (papi y mami se apellidan igual) era furor en las canchitas peladas de su tierra, cuando fue llevado de joven a Cobreloa de Calama. Allí debutó en primera de la mano del experimentado uruguayo Nelson Acosta. Vendido a Colo Colo, su paso por el elenco cacique dejó una huella profunda, tanto como su experiencia en las juveniles de la roja, donde fue fundamental para obtener el tercer puesto en el Mundial Sub 20 que se jugó en Canadá.
Gambeteaba, siempre gambeteaba, incluso hasta donde no se podía. A veces se ponía un balde en la cabeza y su estilo se volvía muy egoísta, tendencia que lo emparentaba vagamente con el peor Pipino Cuevas. Pero despejaba todas las críticas cuando salía airoso y fugaz de una maraña de 6 piernas para generar una ocasión de gol, cosa que se repetía al menos una vez por partido. Jugó en River 22 cotejos, pocos de ellos como titular. Anotó 4 goles (a Estudiantes, Lanús, Vélez y Colón) y dejó en el recuerdo un par de apiladas memorables como aquella del Malvinas Argentinas de Mendoza ante Boca, cuando sentó de traste a toda la defensa bostera antes de que Caranta le cometa penal.
¿Triunfó Alexis Sánchez en River?. La respuesta es sí, si se tiene en cuenta el campeonato Clausura 2008 que ayudó a obtener. Pero tambien la respuesta es no, si se pone en la balanza lo mucho prometido y lo relativamente poco concretado. Después de hacer un gran Mundial con Chile en Sudáfrica, hoy juega con mucho suceso en Udinese de Italia. Su carrera marcha en un indetenible ascenso. Se veía venir.

2 comentarios:

GeorgeCLINTON dijo...

Muy buena reseña. A mi siempre me pareció un jugador excesivamente sobre-dimensionado. Hacía jugadas espectaculares sí, pero de a una sola por partido. Y también me irritaba mucho esa tendencia a "caerse" que tenía.

No lo lamenté cuando se tuvo que ir. Que le siga yendo muy bien en el Calcio

Cordobes 37 dijo...

Qué lástima que no le compraran el pase en su momento pero estaba Aguilar y no me sorprende y trajo a Quiroga, Salcedo y flores ojalá vuelva aunque lo veo imposible solo me quedo con que un jugador de su calidad pasó por river