martes, 22 de diciembre de 2009

VLADISLAO CAP

Fue en horas de la tarde del martes 11 de mayo de 1982 en alguna de las oficinas céntricas que poseía el presidente Rafael Aragón Cabrera. Luego de varios minutos de negociaciones se dieron la mano y se desearon suerte. Vladislao Wenceslao Cap quedaba de esta manera oficializado como nuevo entrenador de River Plate. Pocos se percataron de una particularidad demasiado desprolija. En ese momento, Cap todavía era formalmente entrenador de Boca Juniors. Tal es así, que en la noche de ese martes, Cap se reunió en La Bombonera con los directivos xeneizes Martín Benito Noel y Pablo Abbatángelo para finiquitar su desvinculación. Se convertía así, en el primer –y hasta ahora único- Director Técnico que pasó directamente de una vereda a otra. La particularidad de Cap, es que por unas pocas horas, estuvo en las dos.
El Polaco había renunciado a Boca luego de perder ante Talleres 0-4 por la anteúltima fecha del Nacional del 82. Tanto River como Boca no pasaron a la fase definitoria, por lo que el debut de Cap en River se produjo recién en 18 de junio, tras la disputa del Mundial de España. Llegó para reemplazar a Alfredo Di Stéfano, una figura de una enorme personalidad que, a pesar de ganar el Nacional del 81, no pudo soportar el peso de una situación institucional delicada –por ejemplo huelga de jugadores-, y de sus propias decisiones –la borrada de Norberto Alonso-.
Era un DT capaz, y tenia un estilo ofensivo que se contrastaba con las características rústicas que marcaron su carrera como jugador. Estaba ilusionado con su llegada a River porque veía material para lograr algo importante. En el plantel estaban entre otros Fillol, Gallego, Merlo y Tarantini, mas los rumores que hablaban de la “inminente” llegada de un supergoleador que no saldría de Carlos Bianchi, el uruguayo Fernando Morena o el brasileño Roberto Dinamita. Como se sabe, ninguno de los tres arribó a Núñez, y si lo hicieron Antonio Alzamendi y Raúl de la Cruz Chaparro.
Pero Cap no tuvo mucho tiempo para demostrar su capacidad en River. La vida no lo dejó. Había ganado mucho respeto como futbolista, vistiendo los colores de Quilmes, Racing, Huracán, River Plate, Vélez Sarsfield y la Selección Nacional, donde llegó a jugar el Mundial de 1962. Sus principales logros como entrenador fueron el de llevar a Independiente a ganar el Metro de 1971, y de ser el orientador táctico (junto a Varacka y Rodríguez) del equipo Argentino en el Mundial de 1974.
Apenas dirigió a River en 11 partidos. Había arrancado correctamente con 3 victorias al hilo en el Metropolitano y con un buen paso en la Libertadores, también con 3 éxitos y 1 empate. Pero a partir de la caída en el Monumental ante Vélez 3-2 (el día del gol de Alonso a Fillol) el sistema de Cap comenzó a sufrir fisuras y a perder rendimiento. Se sentó por última vez en el banco millonario en una nueva caída en Núñez, en este caso frente a Racing de Córdoba.
Tiempito después sufrió un severo agravamiento de su afección pulmonar de la que ya no se recuperaría. A la fecha siguiente –juego ante Huracán en el Ducó- su lugar fue ocupado por su ayudante José Manuel “Pistola” Vázquez. Falleció el viernes 10 de septiembre de 1982, luego de diez días de internación en el Hospital Italiano. Tenía 48 años. Al miércoles siguiente, y por Copa Libertadores, River le ganaba a Jorge Wilstermann 3-0. Un pequeño y merecido homenaje para el técnico que no fue.

3 comentarios:

Marcelo desde Mendoza dijo...

Recuerdo esos momentos y en particular la instancia de cuartos de final de la copa contra el Flamengo y Peñarol que nos dieron un paseo de novela , perdimos los 4 partidos y dos de ellos por goleada. Era un equipo abúlico casi sin alma ..con Bulleri tratando de hacer de JJ , un Gallego que buscaba reemplazar a Merlo ..un Chaparrito que era un negro Palma disfrazado , un Alzamendi que era lo único bueno del equipo . La defensa un fiasco con De los Santos que empezaba a jugar y a pifiar . Un inicio del desastre del 83. El polaco no tenía la culpa ..pero es mejor hechar culpas a los que no están dice el refrán.

Manu dijo...

Recuerdo estar en la cancha el día del debut frente a argentinos que si no me equivoco ganamos 2 a 0 con goles de vieta, de ese partido me quedo grabado algo muy fuerte en la memoria y que a veces charlando con mis amigos gallinas les digo que tuve la "suerte" de ver un mediocampo de river increible: merlo de 8,, gallego de 5, y Bulleri de 10, no podia terminar de buena manera algo que habia comenzado así

Anónimo dijo...

YO CREO QUE ERA UN ENTRENADOR BUENO PERO LE FALTO CONCRETAR ALGO MÀS