miércoles, 16 de diciembre de 2009

PECHO Y GOL

River Plate 1 - 0 Huracán
Torneo Apertura 1991 - 03/11/91


Tenía auriculares puestos y estaba sentado en el respaldo de madera de una butaca en la San Martín baja, así que puedo asegurar que antes de que el Pelado Díaz duerma en su pecho el centro combado de Carlos Enrique, Victor Hugo tiró al aire ese “Pecho y gol, pecho y gol” tan recordado. Después, claro, el zurdazo seco y bajo para batir a Puentedura, la explosión que todavía recuerdo, y Ramón corriendo paralelo a la línea de cal, con los brazos abiertos y extendidos con las palmas hacia el cielo, ofrendando el gol a la tribuna. El gol de la victoria en un partido especial para la historia de River.
A veces la memoria suele ser traicionera o selectiva, pero también es lo suficientemente benévola como para cobijar momentos imborrables que justifican hasta la propia existencia del olvido. Entonces no me resulta muy difícil rememorar cada detalle de aquella tarde calurosa de noviembre de 1991. Recuerdo el sol de frente, recuerdo el grito de las tribunas, recuerdo el verde del césped, recuerdo la salida de River con camiseta roja, el festejo del gol, la salida de la cancha y la fiesta que se armó en el hall, donde tantas veces mas tarde los “hinchas” manifestaron su descontento.
River y Huracán jugaban por la 10ª fecha del Torneo Apertura 1991. El Millo llevaba 8 partidos ganados en fila (Central, Unión, Racing –en el tribunal-, Gimnasia, Belgrano, Español, Ferro y Vélez), y un partido pendiente ante Mandiyú. Esa tarde iba por el record de victorias consecutivas en un arranque de torneo. Se percibía en el ambiente que River iba a tranco de campeón, con un arquero de personalidad, una defensa vigorosa, un mediocampo dinámico y una delantera mortal. Enfrente estaba Huracán, que hacía poco había retornado a primera, con algunos nombres ilustres en su formación, pero con una certeza de inferioridad que se notó desde el comienzo del partido.
Para los ojos de un muchacho del interior, presenciar un juego de Primera es una experiencia excitante, los detalles no se borran, las anécdotas crecen con los años. Recuerdo que en la reserva todos se atropellaban en preguntar el nombre de un morochito de medias bajas que gambeteaba hasta a su sombra. Alguien escalones arriba dijo “Se llama Ortega, es de Jujuy”.
Esa tarde Guillermo Rivarola se sacó el hombro, como era muy usual por aquellos años. El turco Mohamed fue a la popular de Huracán, pese a ser en ese entonces jugador de Boca Juniors. Lo insultó todo el estadio. En el entretiempo un grupo de hinchas descolgó de la popular visitante una bandera que a los 5 minutos fue exhibida por la brava millonaria. El globo tenía a Gabriel Puentedura en el arco, a un ya canoso Héctor Cúper en la defensa, y a Sergio Saturno como wing derecho haciendo gala de su poco efectiva bicicleta. También estaban Brítez, Herrero, Hugo Morales, Teté Quiróz y Corvalán. El DT era Carlos Babington.
Varios minutos luego, con la victoria y el festejo posterior ya consumado, fuimos a la Traffic que nos devolvería a nuestro pueblo. La radio repetía aquél “pecho y gol” de Víctor Hugo, y en la semana, El Gráfico titularía con esa frase la nota que comentaba la novena victoria consecutiva del cuadro de Passarella.
Habrán notado la insistencia de la primera persona en este relato. No es puro engreimiento. Se trata solamente de poner en perspectiva los recuerdos de un mocosito de 13 años que iba por segunda vez en su vida al Monumental. Si quieren, encuentren vanidad en este detalle. Observen la foto que ilustra el post. Estoy 99% seguro de que la figura borrosa de color azul que se asoma en la primera fila de la platea, justo arriba de la cabeza del último suplente de la derecha, soy yo. Podrá ser esta una foto más, pero para mí, es de un valor incalculable.

6 comentarios:

Enrique dijo...

Gran relato, es cierto que es un momento imborrable, quedó marcado en la memoria además que los partidos con Huracán tenían clima de clásico, eso ya se perdió. Yo estaba en la popular y me abracé con algún desconocido, ese es mi recuerdo.

saludos

Marcelo desde Mendoza dijo...

Adrian la verdad es que no se te puede distinguir muy bien en esa foto pero no importa ..quien te quita ese recuerdo de la segunda vez en el Monumental ?? Nadie ..
Yo ese día cumplía 30 años y quizás ese gol lo festejé de una manera especial ...era como un regalo que me hacía el pelado para mí . Saludos

Manu dijo...

Hermoso relato

GeorgeCLINTON dijo...

Gran relato. Recuerdo perfectamente esa tarde, escuchando el relato de Víctor Hugo mientras estudiaba para un examen de la Facultad, en Tandil. Que bueno haberlo presenciado en vivo.

El compañero de Ramón en la dupla delantera era el Mencho Medina Bello, y VHM en sus relatos de ese campeonato también acuño el apodo Los Ramones (obvia referencia a la banda) para nombrarlos cuando River atacaba.

Chule dijo...

Increible... ayer me acordé de este gol y lo traté de buscar. No me imaginaba que muchos lo habiamos vivido de la misma forma escuchando la radio. TREMENDO EL PELADO.. y victor hugo una bestia anticipando la jugada. Hoy en día sería pecho y a la tribuna.. ja

Chule dijo...

Increible... ayer me acordé de este gol y lo traté de buscar. No me imaginaba que muchos lo habiamos vivido de la misma forma escuchando la radio. TREMENDO EL PELADO.. y victor hugo una bestia anticipando la jugada. Hoy en día sería pecho y a la tribuna.. ja