martes, 27 de enero de 2009

MARIO ALBERTO YEPES


El fútbol de Colombia tiene tonalidades que distan de la rusticidad, el esfuerzo, y la garra. Mas bien todo lo contrario. Por eso, hasta hace no mucho, era muy difícil suponer que defensores surgidos en las tierras del café sobrevivan mas de un par de partidos en el fútbol Argentino, tierra de delanteros mañeros y codos generosos. Esa teoría se destruyó a mediados de los noventa con la llegada de 3 formidables jugadores colombianos. Iván Córdoba, Jorge Bermúdez y Mario Yepes.
Cuando llegó a Núñez, Mario Alberto Yépes era un muchacho de 23 años. Venía de ser subcampeón de América, luego de perder con su Deportivo Cali, la final de la Libertadores ante Palmeiras en la definición por penales. Había debutado a los 19 en el Cortuluá hasta que en 1997 el verde caleño le compró el pase.
En River ganó 2 torneos. El Apertura 99 y el Clausura 2000 con Ramón Díaz y Américo Gallego como respectivos entrenadores. A fines de 2001 fue transferido a Nantes de Francia donde jugó, tal vez, sus dos mejores temporadas en el fútbol galo. Esas actuaciones le valieron el traspaso al poderoso Paris Saint Germain donde permaneció 4 años y fue compañero, entre otros, de los argentinos Gabriel Heinze y Marcelo Gallardo. Hoy, se viste de amarillo para jugar en Chievo Verona, en la Serie A del Calcio Italiano.
Debutó en River un viernes por la noche ante Instituto de Córdoba bajo la lluvia. Se afirmó en el equipo casi desde el anonimato, hasta que por la 8ª fecha de ese Apertura 99 ante Lanús, salió jugando desde su propia área, cruzó todo el campo con un pique, toco al gol luego de un rebote y se fue a festejar a la popular del Río de La Plata. Ya estaba en el corazón del hincha. Hizo 9 goles con la banda roja. Tal vez, muchos, solo lo recuerden como aquel tipo al que Riquelme le hace ese maravilloso caño de taco en un superclásico. Pero para la memoria de los hinchas millonarios Mario Yépes es mucho mas que eso. Representa el recuerdo del zaguero expeditivo, veloz en los cruces, bueno de arriba, solidario y profesional que dejó una inmejorable imagen en sus años con nuestra casaca.

4 comentarios:

Negro dijo...

Un jugadorazo, de los mejores defensores de los últimos años. Hoy nos hace mucha falta este tipo de jugadores.

Esteban dijo...

Yepes... recuerdo el caño que le metió Freezelme en la Boca... de terror, seguro ni querrán acordarse ustedes

saludos!

http://d-coleccion.blogspot.com

capi dijo...

Tenes razón aca a Yepes se lo recuerda más por el caño que como jugador.
Esta muy bueno el blog, ya te agregue a mis enlace del Blog, me gustaría que vos puedas porner el mio..

Saludos..

www.futbolistasextranjeros.blogspot.com/

Negro Enrique dijo...

Ese caño lo recuerdan tanto porque es el único que vieron en su vida.