domingo, 7 de marzo de 2010

NO SOMOS NADA

Independiente 2 - 0 River Plate
Torneo Clausura 2010 - 8ª fecha.
Estadio Libertadores de América - 07/03/10.


INDEPENDIENTE: Gabbarini; Vella, Galeano, Tuzzio y Mareque; Fredes, Acevedo, Busse y Piatti; Gandín y Silvera. Posteriormente Vittor, González y Núñez. DT: Américo Gallego.
RIVER PLATE: Vega (5); Ferrari (5), Ferrero (5), Sánchez (5) y J.M. Díaz (4); Rojas (4), Ahumada (4), Abelairas (4) y M. Díaz (3); Canales (4) y Funes Mori (4). Posteriormente Gallardo (4), Villalva y Pereyra. DT: Leonardo Astrada.
GOLES: Darío Gandín (IND) 38 pt. Andrés Silvera (IND) 15 st.
ARBITRO: Sergio Pezzotta (bien)
MAN OF THE MATCH: Andrés Silvera (Independiente)
RESULTADO MORAL: Independiente 2 - River Plate 1.

Uno, dos, tres, diez, cien, mil, dos mil, tres mil. Un número no es solo un número cuando este hace historia. El equipo de River que salta a la cancha por vez número 3000 es un equipo histórico. Evidentemente quedará en la memoria del hincha, aunque queda claro que no por ser portador de los mejores recuerdos.
En el comentario del triunfo ante San Lorenzo, coincidimos con los hinchas en que si un problema es insoluble, lo mas lógico y sano, es no hacerse mala sangre por ellos. Pero vamos. Hay que tener sangre de pato para no despotricar vanamente contra la inocencia y desidia de esa defensa, la turbulencia inexpresiva de nuestro mediocampo, o la nada misma de nuestro ataque.
Entonces, para que elucubrar sensaciones de hastío, cuando lo mas probable es que el hastío se repita sin solución de continuidad. Mejor dedicarse a contar lo que pasó, como si ello no fuera ya suficiente prueba de la indigencia que hablamos.
Ante Independiente, River Plate jugó tan mal como contra San Lorenzo. Solo que esta vez, tuvo enfrente un equipo que la tiene un poco mas clara. Hasta el primer gol (Gandín definiendo mano a mano, luego de que J.M Díaz quedara enganchado en el achique), el cotejo fue un compendio de no quieros, no te metas, no me ataques, no te descuides, paridad absoluta. Una vez roto el partido, Independiente sostuvo el trámite sin transpirar al impulso de la buena noche de varias de sus figuras (Gabbarini, Tuzzio, Silvera, Piatti). Los tardíos ingresos de Gallardo y Villalva, solo alcanzaron para sumar un par de intentos impotentes a la paupérrima imagen general.
La noche acaba con un 2-0 que renueva los fantasmas. A esta altura nada extraños y nada sorprendentes. No es ni mas ni menos que el resultado lógico entre un equipo que pinta para campeón, y otro que, apenas, pinta cuando puede.

3 comentarios:

Gustavo Cardone dijo...

Adrián:
Buen comentario. Un hombre que sabe tanto como Astrada, desde dentro y fuera del campo de juego, ¿puede no darse cuenta que ni bien comenzaba el segundo tiempo ahí ya tenían que entrar Gallardo y Villalba? ¿Qué esperaba, que se iluminara el chico Díaz, o que Abelairas nos sorprendiera con una actuación trascendente?
De todos modos, la culpa no es toda de él. Sigamos siendo optimistas, no queda otra.
Saludos
Gustavo

Manu dijo...

Este torneo debe terminar lo mas rapido posible, con suerte llegaremos a los 25 puntos y despues del mundial se impone esta vez si o si una limpieza cuasi total del plantel, hay muchos jugadores uqe hace años no merecen mas esta camiseta y los que muestran una punta de jerarquia y/o habilidad no tardan mas de 45 minutos en contagiarse de aquellos.

Enrique dijo...

Coincido con Manu, iba a escribir algo similar. El problema será soportar con la mayor dignidad posible las 11 fechas de suplicio restantes. Si llegamos a 25 puntos los festejo como un titulo.